•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las empresas de zona franca utilizan tecnología de punta para dar un mayor valor agregado a las prendas y equipos que fabrican en cualquiera de las actividades industriales, explicó Raúl Rivas, Director Ejecutivo de la Federación de Cámara Nicaragüense de Zonas Francas Privadas.

Las empresas que están estableciéndose en el país están trayendo su propia maquinaria, por lo que impulsan un “régimen de entrenamiento” a los trabajadores, dijo Rivas.

Las productoras de arneses en el país, ubicadas en León y en Chinandega, son un ejemplo de esto, agregó.

Cuando las empresas asentadas en esa zona efectuaron su inversión, decidieron traer su propia maquinaria para procesar “toda la materia prima”, y se vieron obligadas a capacitar a su personal, dijo Rivas.

Por otro lado, las compañías en el país que apuestan al régimen como un mecanismo para generar empleo, también han capacitado a sus trabajadores para estar a disposición de los nuevos “inversionistas”, sostuvo Rivas.

Nicaragua empieza a aumentar su producción de zonas francas con valor agregado, que van desde finas prendas de vestir hasta arneses y componentes electrónicos.

El año pasado, de los US$2,377 millones que generó ese sector en exportaciones, US$703.8 millones fueron en concepto de valor agregado, de acuerdo con la Comisión Nacional de Zonas Francas.

“El hecho que ellos traen su maquinaria para establecer su industria en el país, hace que ellos tengan que invertir para entrenar al personal en el manejo de esas máquinas”, enfatizó Rivas.

El secretario técnico de la Comisión Nacional de Zonas Francas, Álvaro Baltodano, dijo que colaboran con el Instituto Nacional Tecnológico, Inatec, para desarrollar programas de capacitación que beneficien a los jóvenes.

“El tema de la preparación del personal es algo que ya hemos venido hablando con los sindicatos, de cómo comenzar la preparación en áreas tecnológicas, con el apoyo del Inatec, para irnos preparando y en el momento que esa inversión (tecnológica) llegue a Nicaragua, la podamos enfrentar”, dijo Baltodano.

Transición

En el caso textil-vestuario, las empresas están fabricando piezas de “mayor complejidad”, utilizando “tecnología de punta”, para dar mayor valor agregado, manifestó el presidente de Zona Franca Niquinohomo S.A, Mario Zelaya.

“La manufactura se hace aquí, el cortado, lavado, aunque no toda la ropa se lava, y se hace el planchado. Lo que requiere más labor se está haciendo aquí, incluyendo los bordados”, explicó Zelaya.

El año pasado, sin embargo, el valor agregado que se le dio a las prendas generó un desbalance entre el volumen y el valor de exportación, que sufrieron una disminución, recordó Rivas.

Esa baja se debió a que los procesos más complicados que empezaron a hacerse con las prendas requerían más tiempo de los trabajadores, ya que eran acabados diferentes.

En 2012 el sector textil-confección generó ventas por US$1,507 millones, lo que representó el 63.39% del total de las exportaciones, según cifras de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y Confección.

(Con la colaboración de Leslie Nicolás Lacayo)

Prendas reconocidas

Desde los parques industriales nicaragüenses salen a todo el mundo prendas de vestir de las más reconocidas marcas, como las deportivas Nike o Adidas.

También se producen arneses, componentes y otros artículos para vehículos de las compañías estadounidenses Ford Motors Company y Daimler Chrysler, según datos del sector.