•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La caída en el valor de las exportaciones, un estancamiento en la circulación de billetes y monedas en poder del público, y el alto precio del petróleo y de los combustibles, tienen a prueba las proyecciones de crecimiento económico de Nicaragua, que son de hasta el 5% para 2013.

crecimiento web

Luz Marina Arana, coordinadora Trade Point del Centro de Inversiones e Importaciones, CEI, sostuvo que las exportaciones nicaragüenses, que han caído 8% en su valor y 5.53% en su volumen, “están pasando por momentos difíciles”, y que la situación responde a la desaceleración económica de China y a la situación financiera de los países europeos y de Estados Unidos.

Por su parte, Carlos Muñiz, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, afirmó que las menores exportaciones “están reduciendo el crecimiento de la economía directa e indirectamente”.

“Directamente por el menor crecimiento de la producción. Indirectamente, porque la caída en los precios reduce la rentabilidad de los exportadores, lo que conlleva a menor inversión, estancamiento o baja de salarios y menor crecimiento del consumo”, explicó Muñiz.

Agregó que la disminución de la capacidad de compra en los hogares nicaragüenses ha incidido en el aumento de los precios, especialmente de los alimentos, transporte y energía eléctrica.

Además, el Banco Central de Nicaragua, BCN, informó que el sector comercio se contrajo 2.2% en el primer semestre, lo que incide en las proyecciones de crecimiento económico.

En tanto, el segundo informe de coyuntura económica del Funides destacó que en Nicaragua la cobertura de las reservas internacionales “sigue siendo adecuada”, pero advirtió que el numerario de billetes y monedas en poder del público continúa “estancado en términos reales”.

Hasta junio la inflación marcó 3.79%, según el BCN.

El primer semestre

En el primer semestre la economía creció 5.2%, impulsada por las actividades de construcción e industria, declaró la semana pasada Ovidio Reyes, gerente del BCN.

Según Reyes, los sectores de finanzas, manufactura, silvicultura, pesca y minas son los que presentarán el mayor crecimiento este año, de entre el 4 y 5%.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, dijo en un informe que Nicaragua crecerá 5% este año, la segunda tasa más alta de Centroamérica (solo superada por Panamá) y la quinta mejor de Latinoamérica.

En tanto, el presidente del BCN, Alberto Guevara, declaró que los altos precios del petróleo representan una amenaza para la mejora de la economía nicaragüense.

El precio del petróleo está por encima de los US$100 el barril tanto el venezolano como el de Nueva York.

Un informe del Ministerio de Energía y Minas, MEM, señaló que entre enero y abril la compra de petróleo crudo que hizo Nicaragua aumentó su valor en 136.98%, hasta llegar a los US$168.2 millones, pero la adquisición de los derivados del oro negro disminuyó en US$148.1 millones.

Según Funides, la economía nicaragüense podría crecer 4.1% este año, por debajo del 5.2% que se logró en 2012.

Ante la baja generalizada en el precio de los principales productos de exportación de Nicaragua, Muñiz dijo que este país requiere diversificar su oferta y sus mercados.

“Para ello es importante atraer inversiones que faciliten y/o agilicen el incremento de la productividad, necesaria para aumentar la competitividad de las empresas y poder competir en los mercados internacionales. Asimismo, es relevante realizar inversiones en infraestructura económica que permitan disminuir costos y facilite las transacciones tanto para producir como para comerciar dentro y fuera del país”, agregó.

El futuro

Por su parte, Arana, del CEI, expresó que en el resto del año las exportaciones podrían tener un impulso en las áreas de carne y oro, principalmente.

En el caso de la carne bovina porque la producción de ese rubro en Estados Unidos se verá limitada, y en el tema del oro porque Canadá, el principal destino, ha mostrado cifras “alentadoras” en cuanto a las importaciones.

Añadió que, en términos generales, “se prevé una continua expansión del consumo mundial de productos alimenticios, debido sobre todo al rendimiento económico y crecimiento demográfico en los países en desarrollo”, lo que ayudará a las exportaciones nicaragüenses.

Un último punto que dará un respiro a las proyecciones de crecimiento económico de Nicaragua es la entrada en vigor el 1 de agosto, del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea, lo que impulsará al alza las ventas al exterior, según los especialistas.

 

La compensación

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, y Eduardo Fonseca, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Nicaragua, coincidieron en que las proyecciones de crecimiento de este país se mantendrán gracias al sector construcción y a la Inversión Extranjera Directa, IED.
Fonseca mencionó que la construcción y el comercio serán impulsados principalmente por el proyecto hidroeléctrico Tumarín, valorado en US$1,100 millones y que se espera comience a construirse en octubre.
Por su parte, el consultor en temas económicos, Mauricio Peralta, consideró que la caída de las exportaciones no afectará el crecimiento del país.
Añadió que, en todo caso, el crecimiento económico debe ser estimulado con las inversiones nacionales.
“El crecimiento de Nicaragua este año no puede sustentarse de acuerdo al comportamiento de la economía internacional, sino al comportamiento de la economía nacional de consumo o inversión pública y privada”, sostuvo.