elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica dejó de recibir en menos de seis meses los grandes flujos de capital externo especulativo, comúnmente llamados “golondrina”, que distorsionaron la economía a finales de 2012, pese a lo cual impulsa una ley para facilitar su control, informaron ayer fuentes oficiales.

El director de la División Económica del Banco Central de Costa Rica, BCCR, Roger Madrigal, dijo a Efe que la caída en el ingreso de estos capitales externos es fácilmente notable porque el organismo no se ha visto obligado a recoger un gran volumen de excedente en dólares del mercado local, como ocurría a finales de 2012.

“Desde septiembre del año pasado hasta enero, el Banco debió comprar US$1,365 millones en el mercado local, mientras que de febrero a julio solo tuvo que adquirir US$476 millones”, señaló Madrigal.

Las autoridades económicas costarricenses reconocieron desde finales de 2012 su preocupación por el creciente ingreso de estos capitales, que llegaban al país motivados sobre todo por las altas tasas de interés en colones, la moneda local.

Según Madrigal, esos inversionistas participaban en el mercado bursátil costarricense comprando títulos valores del Gobierno en las subastas con tasas de interés de entre 10% y 11%.

Sin embargo, las condiciones han variado dramáticamente este año, no solo por el anuncio en enero de una ley para controlar el ingreso de los capitales especulativos, sino por variaciones en las condiciones de los mercados internacionales.

La tasa de interés en colones se ha reducido a entre 6% y 7% en Costa Rica, lo que disminuye el “premio” de esas inversiones “golondrina”.