•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Feria de las Américas tendrá otro sabor este año. Está dirigida a un público más amplio, se efectuará en el Sun Life Stadium de la ciudad de Miami, la casa de los Dolphins, el equipo de fútbol americano, dice el Director Ejecutivo de Exponica Internacional, Eduardo Arroyo.

El evento, agrega Arroyo, sirve como trampolín para los pequeños empresarios, y en la edición del 2013 contarán con artistas internacionales, como la popular Paquita la del Barrio, cantante de la popular “Rata de dos patas”.

¿Qué nuevas atracciones tendrá la feria este año?

Los juegos mecánicos. Estamos poniendo 38 juegos, es una gran atracción que viene con el cambio y con la alianza. La feria antes era más nicaragüense, pero ahora es más internacional, porque participan 14 países.

La feria ha servido como un trampolín para las artesanías de otros países, este es un evento único en su clase.

En Estados Unidos hay muchos eventos socio-culturales, pero todos son lo mismo: fiesta, tarima y música; este tiene algo más de cultura y tradición, todavía no hay una comunidad en Estados Unidos que tenga un evento con estas características.

Nosotros llevamos al propio artesano, al comerciante, lo sacamos de su corazón de trabajo, de su pueblo, y lo ponemos en un lugar donde vende su producto.

La feria en años anteriores solo se hacía por 3 días, ahora estamos expandiéndonos a 5 días.

Es una feria completa, donde vamos a tener música, gastronomía, bailes y juegos mecánicos, además nuestras artesanías.

En 22 años de existencia el evento ha sido reconocido por organizaciones estatales y locales en Estados Unidos como un evento que tiene un impacto económico, porque llevamos gente de otros lados, que consumen productos y pagan impuestos.

Es un impacto tanto para la economía local en Miami, como la economía de los artesanos.

¿Cuántos expositores participan en esta edición?

El doble, antes hablamos de 250 y ahora participan 500. No hay requisitos, simplemente las ganas de ir a la feria.

Una cosa importante es que además de artesanía, tenemos a la empresa privada. Un piso del estadio es para artesanías, otro piso es para empresas comerciales como clínicas dentales, de estética, turismo medicinal, universidades, urbanizadoras.

Ellos aprovechan el público que es de gran potencial económico y de mucho poder adquisitivo, para promover su producto o servicio.

Estas empresas venden y enseñan su producto, después estas personas vienen aquí y compran su casa. Hay doctores que llegan con propuestas y dicen que le pondrán el pasaje al cliente, lo llevan al hotel y luego a la clínica donde le hacen el trabajo de odontología.

Además, sirve para presentar los servicios que tiene Nicaragua para la gente que piensa en el retiro. Hay gente que no sabe que los fondos de su retiro del Seguro Social se los pueden depositar directamente a un banco.

Lafise, que es nuestro patrocinador, lleva este producto para enseñarle a la gente lo que hay en Nicaragua.

La gente puede comprar una casa, buscar empresas que pueden financiarle; es una feria socioeconómica, además de cultural, que tiene un impacto.

¿Cómo funciona el sistema para todas esas ofertas?

El urbanizador le enseña la casa y se puede dar un depósito de US$100 o US$200 y la reservan. El banco, que está allí mismo, ve si aprueba o no el crédito, se hacen las dos cosas ahí. Lo mismo con las universidades y las clínicas.

Lo hoteles van a promover las fiestas de fin de año, cumpleaños, que vengan aquí a celebrar la boda, comuniones, etcétera. Es la manera como se ha hecho negocios y como les ha resultado.

¿Cuál es la ventaja para el mercado de bienes y raíces, por ejemplo, logran mayores ventas?

Es un incentivo, como toda empresa busca que las ventas se suban. Lo que hace es promover las ventas para que estas urbanizadoras se proyecten.

En esa feria pueden vender 20 o 30 casas que con un mercadeo tradicional tardan en venderlas cuatro, cinco o hasta seis meses. Allí (en la feria) está el potencial cliente, estamos dando la pauta para que hagan su oferta.

Allá (en Estados Unidos) se hace una publicidad y se le informa a la gente. Hay muchos doctores, también, que preparan paquetes y en US$3,000, por ejemplo, incluyen todo: pasaje, la cirugía plástica y te recojo en el aeropuerto.

¿Qué participación tiene la Micro, Pequeña y Mediana Empresa nicaragüense en la feria?

Son de las más beneficiadas, y nosotros los buscamos mucho a ellos, porque esta es una oportunidad.

La oportunidad que tienen es un dominó, porque si no va el artesano, va el comerciante que le compra el artesano, muchos de ellos comienzan desde agosto a producir para tener listo en octubre y mandar las cosas a la feria.

Nosotros les gestionamos la visa, les ayudamos, asesoramos y hay muchos que han ido anualmente y su inversión se les ha mejorado, siempre que tengan participación en artesanías y productos no tradicionales. Queso, jalea, nancites encurtidos, cajetas, se venden mucho.

Los asesoramos de la A a la Z en visa, carga, transporte, hay gente que nunca ha exportado nada y ahora son exportadores grandes y los hemos encaminado.

A la feria se lleva el equivalente de 200,000 libras de productos no tradicionales, en contenedores, es mucho para una feria.

¿Qué ventajas ofrecen las ruedas de negocios?

Iniciamos el año pasado y fue un éxito, este año estamos madurando más la idea. Nosotros, como feria, vamos a buscarle un comprador a la personas que hacen muebles, por ejemplo, hacemos una cita, se sientan, tienen una reunión y crean un enlace en el cual nosotros nos desvinculamos después, ese es otro valor agregado que tiene la feria.

¿Qué desafío tienen en esta vigésima segunda edición?

Cumplir con la asistencia de 70,000 personas, para eso estamos haciendo ciertas cosas nuevas y llevar nuevos artistas.

Vamos a tener a Paquita la del Barrio, que arrastra mucha gente, Toño El Rosario, Eddy Herrera, Aniceto Molina, grupos hondureños, estamos dirigiendo la publicidad con otras comunidades.

Contamos con el apoyo de mercadeo de los Miami Dolphins, con su banco de datos traerán otro tipo de público.

¿Quién es?

La Feria de las Américas nació en 1991, producto de una idea familiar, señaló Eduardo Arroyo.

Uno de los peores años de la feria, por la falta de patrocinio, fue en el 2001, cuando el ataque a las Torres Gemelas, recuerda Arroyo.

Arroyo, de padres costarricenses pero nacido en Nicaragua, emigró a Costa Rica en 1983. Años más tarde se trasladó a Estados Unidos, donde no logró culminar sus estudios universitarios por problemas económicos.