•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El crecimiento económico de Nicaragua, que alcanzó 5.2% en el primer semestre, se logró gracias a un alto consumo interno, informó el Ministro de Hacienda, Iván Acosta.

El funcionario añadió que la demanda interna ha ayudado a enfrentar la caída en el valor de las exportaciones.

“La demanda interna comienza a dar síntomas de mejoría, la construcción sigue dando síntomas de mejora, y en el sector textil los ritmos de la manufactura textil son mayores que en el 2012”, precisó Acosta ante un canal de televisión.

A mayo de este año, el sector construcción aceleró su crecimiento en un 2.8%, en términos interanuales, asociado a la producción de materiales como madera, concreto premezclado, arena, bloques, entre otros, según información del Banco Central de Nicaragua, BCN.

Por otro lado, la industria textil mostró una variación interanual de 25.3%, acentuado por la demanda externa del producto, refirió el BCN.

Acosta agregó que otro indicador interno que ha ayudado al crecimiento económico es el aumento en la generación y demanda de energía.

“Eso muestra que hay un esfuerzo interno que compensa también las exportaciones”, puntualizó Acosta.

Estadísticas del Banco Central de Nicaragua indican que hasta mayo la producción acumulada de energía en Nicaragua creció 6.9% en términos interanuales. Esa cifra supera el aumento de 2.4% que se registró en el mismo período de 2012, y el 3.4% de 2011.

Exportaciones

Según Acosta, el buen ritmo de la economía también se debió, en parte, al crecimiento en los volúmenes de las exportaciones, a pesar de que los precios han caído.

Hasta julio las exportaciones generaron US$1,520.1 millones en ingresos, lo que representó una disminución interanual de 7.21% en valor.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, proyectó este año un crecimiento económico del 5% para Nicaragua, el segundo mejor en Centroamérica, solo superado por Panamá.

Estabilidad

El Ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, señaló que la economía podría desacelerarse solamente si se diera una “caída más fuerte en los precios de las exportaciones” y una eventual alza en los precios internacionales del petróleo.

“Sin esos elementos, estaríamos logrando construir una gran estabilidad económica y unas finanzas muy sanas”, dijo Acosta.