•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los empresarios dijeron ayer que no tienen capacidad para asumir un aumento de 5 puntos porcentuales en la cuota patronal que enteran al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, como lo propuso la semana anterior el diputado sandinista y dirigente sindical, Gustavo Porras.

“Una medida unilateral como esta solo incrementaría los costos de operación de las empresas, lo que se reflejaría en el aumento de los precios de los bienes y servicios, limitaría la formalización del empleo y de nuevas contrataciones y se convertiría en un incentivo perverso que solo generaría mayor informalidad”, declaró el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri.

El Cosep, en cambio, pidió revisar los aportes que realizan los empleadores y el Estado, establecidos en 16% y 6.25%, respectivamente.

El Gobierno, los empresarios y sindicatos se alistan para negociar una reforma a la Ley de Seguridad Social, para sanear las finanzas del INSS, que el año pasado pagó C$4,845 millones en pensiones ordinarias de invalidez, vejez y muerte; C$733 millones a víctimas de guerra, y C$244 millones por riesgos profesionales.

Una de las propuestas que se valora es elevar las cuotas obrero-patronales al INSS, pero Porras sostuvo que los trabajadores no tienen capacidad para enterar más al Seguro Social.

El legislador añadió, la semana pasada, que el empresariado sí podría pagar más porque, según dijo, el aporte de las empresas al INSS es deducible de impuestos.

Aguerri afirmó ayer que del 100% de la cuota patronal, solo el 30% es deducible de impuestos, por lo que rechazó la propuesta de Porras.

De entrada, en las negociaciones que están programadas para empezar el próximo mes, se ha descartado aumentar la edad de jubilación o el número de cotizaciones, establecidas en la actualidad en 60 años, y 750 semanas, respectivamente.

Informalidad

El presidente del Cosep sostuvo que es necesario impulsar políticas públicas para incrementar la base de cotizantes y reducir los niveles de informalidad laboral.

El Banco Central de Nicaragua, BCN, registraba hasta mayo 674,000 cotizantes del INSS, lo que, según Aguerri, representa el 20.5% de la Población Económicamente Activa, PEA.

Agregó que del total de personas ocupadas en 2012, el 75.5% laboraba en establecimientos que carecían de registros contables.

Por otro lado, el Cosep ha pedido revisar administrativamente al INSS y que el Estado pague una deuda calculada en US$600 millones. También ha solicitado que las Pensiones Reducidas de Vejez sean proporcionales al número de semanas cotizadas.

“El desafío para el Cosep en esta próxima discusión sobre la reforma estructural de la Seguridad Social es definir, consensuar e implementar una combinación de medidas que nos permitan asegurar la sostenibilidad del sistema, asumiendo todos los sectores nuestras responsabilidades y costos”, concluyó Aguerri.

 

Gastos compartidos

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, reiteró ayer que la reforma a la Ley Orgánica de Seguridad Social, que data de 1955, debe centrarse en la sostenibilidad del sistema a largo plazo, a través de costos compartidos.

El INSS terminó 2012 con 25,679 empresas activas, 643,538 cotizantes, y 142,528 pensiones de todo tipo.