•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • AP

Tres instituciones financieras regionales anunciaron el lunes paquetes de emergencia por hasta 9.300 millones de dólares para ayuda inmediata a países latinoamericanos que tengan problemas de liquidez o balanza de pagos a causa de la crisis global de crédito.

El monto podría duplicarse prácticamente para el próximo año y es una respuesta a la necesidad de una acción internacional conjunta frente a la crisis, anunciaron el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR).

En un anuncio conjunto, el BID dijo que aportaba 6.000 millones de dólares; la CAF 1.500 millones y el FLAR 1.800 millones, que serían canalizados a través de gobiernos, bancos centrales u otras instituciones financieras.

El BID hizo notar, sin embargo, que no se esperaba que los recursos fueran usados por los países latinoamericanos debido a que la región estaba en mejor condición que otras para encarar las dificultades derivadas de la crisis que se estaba expandiendo desde las naciones ricas al resto del mundo.

El anuncio fue formulado cuando se realizaba en Washington coincidentemente la asamblea de gobernadores del Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial con exhortaciones para ayudar a evitar la parálisis de instituciones financieras mediante un trabajo internacional conjunto y coordinado.

"Lo que estamos haciendo es reaccionando hasta el techo en lo que podemos hacer", dijo Luis Alberto Moreno, presidente del BID. "Con esto estamos diciendo que ponemos en el asador todo lo que tenemos".

Dijo que debido a que se desconocía lo que va a pasar en cada país y a partir de qué momento, "creemos que reaccionar en forma oportuna es lo más importante".

Enrique García, presidente de la CAF, declaró que los 1.500 millones de dólares de su participación estaba a la orden de países que "encuentren dificultades en el acceso al financiamiento en los mercados de capital".

De acuerdo con las necesidades, la suma se incrementaría a 2.000 millones de dólares el próximo año, dijo García, cuya institución con sede en Caracas tiene una fuerte presencia financiera en transacciones de corto plazo para el comercio y otras actividades.

"Latinoamérica está mucho mejor preparada que hace 30 o 40 años", dijo García refiriéndose a la situación en que la región pudiera enfrentar el contagio. "Pero, no podemos olvidar que en una crisis de esta magnitud van a haber impactos para nuestra región".

Rodrigo Bolaños, presidente de FLAR, con sede en Bogotá, dijo que los 1.800 millones de su participación pudieran incrementarse hasta los 2.700 millones en apoyo a los bancos centrales con problemas de liquidez o balanza de pagos.

El FMI y Banco Mundial han pedido esta semana a las economías emergentes prepararse para enfrentar una reducción en sus exportaciones, falta de acceso al crédito, menores remesas, desempleo y hasta cierres de instituciones financieras y empresas comerciales.

Según el FMI, Latinoamérica crecerá este año 3,9% y el próximo 3,0%, mejor que el rendimiento de las naciones industrializadas para 2009 en que se estaría acercando a cero.