•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La trazabilidad alimentaria representa un buen negocio, dice el especialista portugués Pedro Gonçalves. Explicó que con ese sistema las empresas tienen mayor control de su producción, reducen las pérdidas y permiten a los consumidores conocer la calidad de lo que compran.

Gonçalves participó la semana pasada en Nicaragua en un congreso del sector lácteo. El especialista pertenece a Tetra Pak, una multinacional que diseña y produce soluciones de envasado de cartón y procesamiento para la industria alimenticia.

¿La trazabilidad (alimentaria) va a reducir costos a las empresas?

Hoy la producción de leche y bebidas es un proceso muy continuo, es difícil controlar todas las piezas que hay en el proceso. El control siempre se hace manual, pero cuando se hace automático es posible tener mucha más precisión.

Cuando estudiamos el tema de trazabilidad, por la inocuidad de los alimentos, es un tema cada vez más importante, porque los consumidores buscan cada vez más transparencia.

¿En qué ha ayudado la trazabilidad alimentaria a Tetra Pak?

Sabemos exactamente dónde un empaque ha pasado por bombas, equipos, quién operaba, pero también nosotros somos capaces de controlar el proceso, un sistema que controle ese proceso, que este equipo trabaje con el otro equipo de una manera que puedan tener un proceso seguro y más económicamente viable.

La parte de calidad, normalmente, se queda separado del control de calidad y de producción y nosotros tenemos todo eso junto, es un Windows de la planta que controla todo.

¿Han podido reproducir este modelo en otro país?

Es un concepto nuevo, la tecnología ya existía, separada, empezamos a hacerlo en Brasil porque tenemos que promover esto a los consumidores. Empezamos con el sistema hace dos años, entonces hay un tiempo de maduración y este año hemos colectado cinco nuevas órdenes en Brasil para implementar el sistema, pero requiere un cambio de mentalidad.

¿En qué ayuda al consumidor?

Con un sistema de este, es posible saber con un empaque cómo estaba la planta en aquellos momentos del empaque, quién operaba, de qué máquina venía la leche, de qué equipo salía, de qué tanque salió la leche, de qué camión, la calidad, la temperatura.

Con un único empaque, con un número que hay en el empaque, único por empaque, como si fuera un DNA, es posible saber todo esto.

El consumidor, con el mismo número, puede buscar en el internet y va a tener la información, de qué máquina, cuándo ha sido aprobada la materia prima, el producto final, qué lote de empaque ha sido usado y si tiene la trazabilidad de campo, también se puede mostrar de dónde ha venido la leche, de qué región.

El consumidor no es que quiera comprender mucho la información, pero quiere tener la certeza de que hay este control, la transparencia.

¿Cuál es el resultado de esa transparencia en el tema de la seguridad alimentaria?

El control es muy grande, hoy una planta de leche fácilmente tienen 200 o 300 puntos de control con un sistema tan transparente a punto de poderse poner en el internet, el consumidor comprende que se hace un mayor control de la inocuidad.

Para un país este control es el resultado de que tiene mucho menos problemas de los que tendría normalmente, porque la producción es muy segura.

¿Con esta tecnología en qué porcentajes puede la industria reducir las pérdidas?

Una industria de leche tiene pérdidas muy bajas, es una industria muy eficiente, cuando se tiene un por ciento de pérdidas es un número muy alto, pero con un sistema de estos se disminuye a la mitad ese número de pérdidas.

Depende mucho del perfil de la producción, qué productos hacés para saber el número de pérdidas, pero un sistema de esos fácilmente reduce a la mitad (las pérdidas) por el control.

¿Al implementar procesos como estos se generan más oportunidades de negocios?

Los consumidores normalmente cuando van a consumir una nueva marca de otro país buscan tener certeza que tiene el mismo nivel de control de su propio país.

Cuando se le muestra al consumidor transparencia en la producción es un valor que agrega a la marca, vemos que las marcas que tienen más valor son las marcas que consiguen garantizar de alguna manera que hay satisfacción personal con el producto, y de calidad para el consumo.

¿Qué oportunidad tiene Nicaragua?

Las plantas tienen las tecnologías más modernas de leche, la simplicidad de los procesos son muy razonables. La industria (láctea) creo que será la líder, porque cuanto más calidad tenga la leche, más calidad tendrá la producción, sea de leche, queso, y habrá menos problemas en los supermercados.

¿El costo del producto tiende a subir?

No, cae porque la eficiencia es mayor y se mira con la imagen de la cadena.

¿Quién es?

Pedro Gonçalves es de origen portugués, pero vive en Brasil. Es graduado en Mercadeo y Publicidad.

Desde hace 14 años trabaja en Tetra Pak, Brasil, donde se ha desempeñado en puestos dentro de la División de Equipos de Tecnologías, marketing y mercadeo de la parte de empaques.

Es especialista en Trazabilidad y Seguridad Alimentaria.