•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Eric Poncon fue nombrado recientemente por la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua, Excan, como el Empresario Distinguido del año, por sus méritos al frente del sector cafetalero y por ser uno de los primeros empresarios en impulsar el café gourmet y cafés especiales en Nicaragua.

Poncon señala que tanto el sector privado como las cooperativas y productores de café, han hecho un gran esfuerzo por dar a conocer la calidad del café nicaragüense. “Nicaragua hoy es un país que se da a respetar a nivel internacional en la industria del café gourmet”, señaló.

Tenemos buenas tierras para producir café, pero nuestro rendimiento es muy bajo…

La gran mayoría de pequeños y medianos productores no tienen acceso a crédito oportuno para la renovación de sus cafetales. Las plantaciones tienen, en general, niveles de densidad muy bajos, un manejo de la fertilización muy tradicional y deficiente. Eso hace que las fincas sean muy vulnerables a ataques de plagas como la roya, inclusive al cambio climático.

Actualmente los precios del café no son muy alentadores, ¿qué esperan en el futuro?

El consumo mundial de café va subiendo, crece a un ritmo del 4% anual, es decir que a largo plazo las tendencias deberían ser positivas. También hay muchas empresas dedicadas a promover el consumo de buen café, que están creciendo a nivel global. Ya McDonalds, por ejemplo, ha encontrado una fórmula ganadora para sus restaurantes, donde no hay vuelta atrás. Esa y otras grandes empresas van a seguir necesitando café de calidad, el que prácticamente solo Centroamérica y Colombia tienen condiciones idóneas para producir.

¿Por qué la banca es tan cuidadosa para otorgarles crédito?

Más allá del café, yo diría que ese es un problema generalizado del agro. Es el mismo problema que enfrentan el sector arrocero y el ganadero. La agricultura es una actividad muy volátil y riesgosa por los aspectos de precios internacionales, pero también por temas de cambio climático y plagas.

Aunque como exportadores no es nuestro negocio otorgar préstamos, hemos venido otorgando más y más crédito de mediano y a veces de largo plazo a nuestros clientes. Sabemos el riesgo, pero es cuestión de supervivencia. Si no hay productores con dinero para trabajar, no hay exportadores, así de sencillo.

El café es uno de los rubros más importantes de la economía nacional. ¿Por qué no han logrado salir adelante?

Son muchas las variables, una de las más importantes es que en el agro nacional en general hay poco capital. En el sector de productores que han podido entrar a la banca, principalmente medianos y grandes, hay muchas deudas y apalancamiento, pero poco capital.

¿El tema de la propiedad influye en la falta de créditos?

Sin duda que ese ha sido un factor crítico, principalmente para el pequeño productor. Es un tema muy importante en el que tiene que haber sinergia y coordinación entre las autoridades, la comunidad y los inversionistas, para que se vaya erradicando la pobreza, pero con conciencia ambiental y con negocios inclusivos, en donde se puedan contemplar esquemas participativos entre empresas internacionales y el sector cooperativo y/o comunitario, de manera rentable y responsable. Ya esos modelos se han probado en diversas partes de Asia y África y será muy oportuno desarrollarlos acá.

En estos momentos, ¿es rentable invertir en café?

Depende de las consideraciones de plazo y tolerancia al riesgo que tenga el inversionista. Es decir que si quiere, como muchos inversionistas hoy en día, su plata de vuelta a 5 años plazo, no es rentable desde ningún punto de vista. En agricultura, con especies como el café, hay que esperar entre 8 y 10 años, como mínimo.

En el sector agrícola más bien hay que encontrar inversionistas que valoren las externalidades positivas de ser finquero, de cuidar el medio ambiente, de contribuir a la educación en zonas rurales, de tener un impacto social y ambiental. Eso es lo único que a plazo termina justificando una inversión. Una versión más holística de la inversión que, sin embargo, en la práctica es muy difícil de explicarle a la Superintendencia de cualquier país o inclusive a cualquier banco de desarrollo internacional.

¿Es cierto que usted fue uno de los precursores del café gourmet en Nicaragua?

Tuve la suerte de iniciar en el negocio (del café) al mismo tiempo que un grupo de empresarios visionarios en Estados Unidos, que empezaron a educar al consumidor acerca de lo que es un buen café. Yo solo me monté en ese tren y ha sido una experiencia fabulosa, ya que la industria del café ha cambiado muchísimo en los últimos 20 años. Aquí nadie se ha quedado atrás. Tanto el sector privado como las cooperativas y productores de todo tamaño han participado y se han dado a conocer en la industria. Nicaragua hoy es un país que se da a respetar a nivel internacional en la industria del café gourmet.

¿Como inició su carrera dentro del sector cafetalero?

Me inicié en el mundo del café, casi literalmente, en pañales; sembrando y cosechando desde niño en la finca familiar La Marsellesa, en Aranjuez, entre Matagalpa y Jinotega. Allí mi papá, Clemente Poncon, dio sus primeros pasos como productor de café, apoyado por don Jorge Salazar y su brazo derecho de toda una vida, don Pastor Padilla, ambos ya fallecidos, fueron personas excepcionales.

Luego, estando en la Universidad en Nueva York con dos amigos, Jeff Akel y Tony Cheng, empecé a importar café de la finca, para el mercado de especialidades, y los tostadores de los alrededores de Cornell, la universidad. Fue una linda experiencia.

Entiendo que fue nombrado Empresario Distinguido, por los exportadores de café. ¿Qué le parece la distinción?

Muy halagadora. Queda mucho por hacer y los tiempos con los precios internacionales tan bajos no están como para celebrar, pero estos reconocimientos se agradecen siempre y motivan a seguir mejorando e innovando.

 

¿Quién es?

Eric Poncon es de origen francés, su vida ha transcurrido entre dos países vecinos, Nicaragua y Costa Rica, aunque su infancia la vivió en Francia, Estados Unidos y México.
Se describe, además de empresario, como nacionalista y optimista, además de que considera a Nicaragua como un país lleno de oportunidades, sobre todo en sectores como la agroindustria y el turismo. Está casado desde hace 18 años y es padre de 4 hijos.