•   Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El aumento del consumo de café en los países emergentes y en Estados Unidos puede frenar la caída del precio del grano, dijo ayer la Organización Internacional del Café, OIC, al término de una reunión en la que también pidió ayuda técnica para los productores afectados por plagas.

“El comportamiento global de la demanda de café es muy positivo y esperamos que siga creciendo a medio y largo plazo”, explicó Mauricio Galindo, director de Operaciones de la OIC, durante la rueda de prensa celebrada al término de la reunión de los 50 años de la Organización, celebrada esta semana en Belo Horizonte.

Según Galindo, la mejora de la economía norteamericana también puede tender a agrandar la demanda del grano.

El consumo mundial de café en 2012 fue de unos 142 millones de sacos (de 60 kilos cada uno), representando un aumento del 2.1% en relación a 2011, cuando llegó a 139.1 millones de sacos.

Por su parte, la producción total para el presente año cafetero (de octubre de 2012 a octubre de 2013) se estima, a falta de datos definitivos, en 144.4 millones de sacos, lo que supone un aumento del 7.6% respecto al ejercicio anterior.

Para reducir la presión sobre los precios, el director ejecutivo de la OIC, el brasileño Robério Oliveira Silva, defendió la necesidad de que los países lleven a cabo medidas para ordenar la oferta del café.

 

Retroceso

Mauricio Galindo, director de Operaciones de la OIC, dijo que el precio del café está llegando a niveles de 2009, pagando US$1.17 por la libra de café (cada libra pesa 0.45 kilogramos), una caída a la que se le une, además, precisó, el aumento de los costes de producción.
Los gobiernos miembros de la Organización Internacional del Café representan el 97% de la producción mundial de café y 80% del consumo mundial.