Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK, AFP

Los precios del petróleo cayeron cerca de los 75 dólares ayer en Nueva York, continuando su descenso en medio de temores a una recesión económica mundial.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del “light sweet crude” negociado en Estados Unidos) para entrega en noviembre terminó en 74.54 dólares, en baja de 4.09 dólares en relación al martes.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte con la misma entrega perdió 3.73 dólares, a 70.80 dólares.

Las cotizaciones bajaron hasta 70.21 dólares en Londres, niveles no alcanzados desde agosto de 2007.

El Brent cayó brevemente bajo la barra de los 70 dólares por primera vez desde junio de 2007, durante las operaciones electrónicas posteriores al cierre, cayendo hasta 69.97 dólares el barril.

En tres meses y medio cayeron a la mitad en relación al récord de 147.27 dólares registrado el 11 de julio por el “light sweet crude”.

Según William Edwards, de Edwards Energy Consultants, la rápida caída de los precios se explica por las mismas “fuerzas” que su disparada: la especulación. “Los fondos liquidan” sus activos petroleros, según el analista, quien afirma que el mercado no anticipó que “precios más elevados provocarían un descenso de la demanda”.

En vista de la situación actual, incluso el banco estadounidense Goldman Sachs, notoriamente “alcista”, prevé que un barril a 50 dólares no debería excluirse en diciembre en caso de que la crisis se agrave.

Luego de una efímera recuperación el lunes, el temor a una recesión en los principales países industrializados volvió a primer plano: el mercado petrolero estima que los daños de la crisis sobre la economía real no podrán ser evitados y que repercutirán sobre la demanda petrolera.

“Las pruebas de una desaceleración del crecimiento son visibles por todos lados”, constató John Kilduff, incluso en las economías emergentes como la de China, “cuyo crecimiento anual debería ser inferior a 10%, con estimaciones tan débiles como 3 ó 4 por ciento”, según el analista.