•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las proyecciones del sector vivienda para este año no se están cumpliendo y el efecto también lo sentirán otros sectores de la economía, como ferreteros, constructores y mineros.

Si bien ese efecto no se sentirá tan fuerte este año, según Alberto Atha, vicepresidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur), podría tener su mayor impacto en el 2014.

Y es que en el proceso de construcción de viviendas intervienen muchos actores.

“De cada vivienda, más o menos el 80% del costo total es por materiales de construcción, 14 o 15% es el costo de mano de obra y el restante cinco por ciento, nuestras utilidades”, explicó el vicepresidente de Cadur.

En el proceso de construcción de una vivienda se usan todos los accesorios de iluminación, cemento, arena, piedrín, acero, en fin todos los materiales que los urbanizadores compran a las ferreterías.

“Somos clientes muy importantes de los importadores de hierro y obviamente van a ver las consecuencias de una desaceleración de la construcción de viviendas, pero insisto en que no es un fenómeno que se sentirá fuertemente este año”, sostuvo Atha.

Un programa exitoso

Cadur considera que el programa de vivienda ha sido muy exitoso, pero se está terminando. Los fondos a largo plazo, provenientes del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), se están agotando y conlleva a la necesidad de buscar nuevos fondos.

El sector vivienda ha mantenido desde el 2007 un crecimiento sostenido muy importante, que oscila entre el 25 y el 30%. Ese crecimiento permitió que en el 2012 los urbanizadores construyeran unas 4,000 viviendas.

Ese ritmo de crecimiento hizo pensar a los directivos de Cadur que en el 2013 mantendrían un crecimiento del 25% y aumentarían en 1,000 viviendas su oferta, para concluir el 2013 con un total de 5,000 viviendas.

Pero actualmente, sus cálculos de crecimiento son del 10 al 12%, y solo podrían sumar unas 4,000 casas.

Acciones

Es necesario que la comisión de seguimiento del sector vivienda, conformada por funcionarios del Gobierno central y empresarios privados, logre concretar acciones y acuerdos, para no permitir que el sector siga decreciendo.

La preocupación de los urbanizadores es que si solo se consiguiera crecer 10 por ciento este año, y no se logran tomar las acciones necesarias para reactivar el plan de vivienda, el próximo año no se consiga crecer ni el 10%, afirmó Atha.

Los cálculos que no cuadraron

Para Benjamín Lanzas, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC), el sector vivienda es muy importante para determinar el Índice Mensual de los Precios de Materiales de Construcción (IPMC) y el Índice Mensual de la Actividad Constructora (Imacon) del país.

Y según esos indicadores, la construcción no atraviesa un buen momento. Después de experimentar un crecimiento de 32.9% en el 2012, este sector espera conseguir un 15 o 16% de crecimiento este año. “La tendencia está clara. Hay una desaceleración que nos tiene muy preocupado. Al inicio del año esperábamos crecer un 20%, pero no vamos a llegar”, afirmó Lanzas.

“En la medida que la vivienda va disminuyendo todo el sector de la construcción se ve afectado: los suplidores de materiales de construcción (productos ferreteros, accesorios eléctricos, acero, productos de PVC, todo), la mano de obra y los consumidores, porque hay menos oferta”, aseguró Lanzas.

El presidente de la CNC dijo que se necesitan aproximadamente US$150 millones para continuar con el crecimiento sostenido que venía experimentando la vivienda de carácter social.