•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Wawashang es el nombre de una reserva natural de 350,000 hectáreas, de bosque húmedo tropical en la Región Autónoma Atlántico Sur, RAAS, de Nicaragua, pero también desde hace un año es la marca de una variedad de productos alimenticios procesados, innovados por seis mujeres provenientes de Laguna de Perlas, El Tortuguero y Kukra Hill.

Geovanella Sandoval es una de esas seis mujeres emprendedoras que participan en el “Programa Innovación de Desarrollo Local Sostenible con Equidad Basado en los Sistemas Agroforestales en el Trópico Húmedo de Nicaragua”, desarrollado por el Gobierno de Noruega a través de la Fundación para la Autonomía y el Desarrollo de la Costa Atlántica de Nicaragua, Fadcanic.

El concentrado energizante natural de borojó, una fruta originaria de Colombia; el palmito de pejibaye para ensaladas; la harina de fruta de pan para atoles y cereales, así como caramelos de jengibre para evitar el mal aliento, son algunos de los novedosos productos que han creado esas seis mujeres.

En esta entrevista, Sandoval explica que detrás del pequeño grupo de mujeres innovadoras, hay unos 1,500 productores que les proveen de los frutos para procesar algunos de los alimentos que fueron ofertados durante la feria Expoapen 2013.

¿En qué consiste el trabajo de Fadcanic?

Es una Fundación para la Autonomía de la Costa Atlántica de Nicaragua, que está presente en las dos Regiones del Caribe. Dentro del municipio Laguna de Perlas tenemos un centro que se llama Centro Agroforestal, que es donde tenemos establecidas todas las plantaciones de estos productos; ahí mismo los procesamos y ahora los estamos empezando a comercializar.

¿Han empezado a procesar alimentos con frutas no tradicionales?

Así es, desde hace un año hemos venido experimentando con frutas no tradicionales a nivel nacional, pero que sí son de gran consumo en el Caribe. Somos seis mujeres que las procesamos, no hacemos en gran cantidad todavía, porque estamos validando algunos productos y también estamos viendo que si pueden entrar al mercado nacional.

¿Cuáles son esos productos procesados?

Tenemos aceite de coco, lo utilizamos para cocinar, pero también sirve para hidratar la piel. La fruta como tal, es decir, el coco seco, es muy barato, entonces queremos darle otro valor para que sea consumido de otra manera y de esa forma darle valor agregado. Tenemos el concentrado de borojó, una fruta colombiana afrodisíaca que es un energizarte natural y lo hacemos en concentrado para mezclarlo con alguna bebida y azúcar al gusto.

¿Cómo surgió la iniciativa de ese concentrado, siendo una fruta de origen colombiano y que no es tradicional en Nicaragua?

Fue una curiosidad nuestra. En realidad probamos diferentes formas de hacerlo, hicimos varios experimentos hasta descubrir que la mejor forma de aprovecharlo es como una bebida, hemos indagado sobre esa fruta y descubrimos que tiene propiedades medicinales. Las personas gustan de energizantes pero no encuentran bebidas naturales, esa es la novedad de nuestro concentrado. También tenemos el maracuyá en jaleas y mermeladas, y la fruta de pan. Esta última se cotiza a un alto costo en Managua, pero la forma en la que nosotras la estamos procesando hace que sea más accesible al público y tenga mayor durabilidad.

¿Qué otros productos nuevos están ofreciendo?

La cúrcuma, es un rizoma parecido al jengibre, que es la base del curry. Lo usamos como saborizante de carnes y tiene propiedades medicinales para la prevención del cáncer. También estamos ofreciendo el palmito, que es extraído del corazón del pejibaye, un vegetal que no es utilizado actualmente pero que es muy rico en ensaladas, preparado en el pollo al vapor o para comer solo.

¿Cómo nace la idea de hacer productos diferentes con esa variedad de plantas?

Nosotros vendíamos plantas de pejibaye, mamón chino, guayabas, coco, cacao…, entonces llegó un momento en que no podíamos vender ya ni en frutas frescas ni semilla, y empezamos a ver qué otras alternativas podríamos tener, y empezamos a ver cómo procesar el producto para darle valor agregado y al mismo tiempo enseñarles a los 1,500 productores sobre cómo transformar sus rubros.

¿Qué tanta aceptación han tenido estos productos en el mercado nacional y cómo los han dado a conocer?

Ha sido muy buena porque a las personas les llama la atención ver una nueva oferta. Estamos comercializándolos en el Caribe, pero también tenemos un puesto de venta en Managua donde ofrecemos nuestros productos. Para la promoción de estos productos hemos participado en varias ferias donde tenemos la oportunidad de ofertarlos en el mercado de Managua.

¿De dónde proviene el financiamiento para desarrollar este proyecto?

Nosotros somos financiados por la Embajada de Noruega, porque es un proyecto que está trabajando con nosotros desde hace cinco años. Les ha gustado esa iniciativa y quieren que nos enfoquemos en la parte de comercialización y también cómo enseñarle al productor cómo entrar al mercado y qué otro valor se le puede dar a su producto.

¿Esta iniciativa ha generado una dinámica productiva en la zona?

Ha sido un gran estímulo económico para muchas familias en algunas comunidades de la RAAS. Ha ayudado principalmente a las mujeres, porque sabemos que en la zona rural quien manda es el hombre, y el que trabaja es el hombre, y las mujeres son las amas de casa. De esta manera ha venido a involucrarse a la mujer en la parte de negocios.

¿Cuáles son las perspectivas de crecimiento a mediano o largo plazo?

Esperamos entrar de lleno en el mercado nacional, tenemos interés de entrar también en el mercado internacional.

¿Qué avances tienen en cuanto a la certificación de los productos?

Estamos en esos trámites porque en la Costa hay muchas trabas para los procesos legales, y gracias a Dios estamos avanzando en esa parte, lo cual estamos tomando como una experiencia nueva para que nosotros podamos explicar a los productores de la zona lo que tienen que hacer, una vez que ellos nos sigan los pasos. Queremos ser una especie de facilitadores.

¿Quién es?

Geovanella Sandoval es ingeniera forestal y actualmente es la responsable de comercialización de la marca Wawashang, de la Fundación para la Autonomía y el Desarrollo de la Costa Atlántica de Nicaragua, Fadcanic.
Sandoval también es coordinadora municipal de Kukra Hill, de donde es originaria.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus