•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Altos representantes de 16 países americanos acordaron ayer en Panamá continuar impulsando el desarrollo de las Pymes, facilitar el comercio y la competitividad, y la cooperación medioambiental, todo con el fin de apuntalar el desarrollo sostenible en la región.

Durante la VI reunión ministerial de la Iniciativa Caminos a la Prosperidad de las Américas, celebrada en Playa Bonita, en las afueras de la capital panameña, se revisaron los avances logrados en el último año en esta estrategia regional.

Entre los pilares en que se basa la iniciativa están afianzar a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes), facilitar el comercio y la competitividad regional, el desarrollo de una fuerza laboral moderna, impulsar prácticas empresariales sostenibles y la cooperación medioambiental.

La Iniciativa Caminos a la Prosperidad de las Américas es impulsada por Estados Unidos, y la comparten Belice, Canadá, Colombia, Costa Rica, Chile, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, Uruguay y Trinidad y Tobago, país este último que pasó en esta reunión a ser miembro pleno.

Nicaragua favorecida con garantías de créditos

Con el apoyo de la iniciativa, la Autoridad de Crédito para el Desarrollo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) abrió este año tres garantías de créditos por hasta 100 millones de dólares para Mipymes en El Salvador, Nicaragua y México, según la información oficial.

En el marco de la iniciativa “se ve básicamente el desarrollo de la micro, pequeña y mediana empresa como un apalancamiento para el desarrollo económico de los países”, dijo la viceministra panameña de Relaciones Exteriores, Mayra Arosemena.

En el área de comercio y competitividad regional, los países miembros trabajaron en el último año con los estadounidenses departamentos de Comercio y de Seguridad Nacional, entre otros, para impulsar el proyecto de reforma de gestión fronteriza en Centroamérica, que busca modernizar los procesos aduaneros.

En el pilar que busca el desarrollo de una fuerza laboral moderna, la iniciativa cooperó, entre otras, en la capacitación a mujeres en Perú y México, mientras que apoyó el desarrollo en Honduras de acuerdos para el fomento de los derechos de los trabajadores y la mejora de las relaciones laborales.