•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cerca de 4,000 productores nicaragüenses de frijol que este año empezaron a aplicar inoculante en sus cosechas, descubrieron que su rendimiento se había incrementado hasta en un 30% y sus costos de producción habían disminuido considerablemente.

Según el informe del proyecto Red-Sicta, hasta hace un año los productores nicaragüenses desconocían la existencia de este producto ecológico que devolvía a las raíces de la planta de frijol su capacidad natural para absorber el nitrógeno del aire y transformarlo en alimento.

“Ahora cerca de 4,000 agricultores de frijol conocen el inoculante, lo aplicaron a la semilla de frijol y descubrieron que sus cosechas se incrementaron en un 30%, es decir que mejoraron sus rendimientos, invirtiendo menos en la compra de insumos agrícolas”, detalla el informe de la Red-Sicta.

El inoculante es un producto natural elaborado por la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, con materia orgánica y millones de bacterias Rhizobium. Este bioinsumo se mezcla con la semilla de frijol para estimular el crecimiento de nódulos en las raíces, potenciar su capacidad de tomar el nitrógeno del aire y transformarlo en alimento para la planta.

“Nos sentimos orgullosos de haber participado en la difusión de este tema que consideramos estratégico para ayudar a reducir la pobreza”, sostuvo el Vicepresidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), Gustavo Toruño.

Capacitan a los productores

Para conocer las bondades del inoculante en el frijol se establecieron parcelas demostrativas y se capacitó a 3,900 pequeños productores y técnicos a utilizar correctamente el insumo natural.

Este proceso de enseñanza y aprendizaje se acompañó con la producción de 35 mil guías técnicas donde se explica el paso a paso del uso y aplicación de la tecnología de inoculante para frijol.

En Nicaragua la producción de frijol ronda los 4.9 millones de quintales anuales con un rendimiento promedio de entre 10 y 12 quintales por manzana. El área de siembra supera las 400,000 manzanas.

Julio Palma, técnico de Upanic y principal responsable en la difusión de este proyecto, destacó también el establecimiento de cuatro puntos de acceso y venta del inoculante en las zonas del país con mayor potencial para la producción de frijol.

El proyecto se realizó gracias a la alianza entre la UNAG, Upanic y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación, FAO, con apoyo técnico y financiero del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA y la Cooperación Suiza.