•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El FMI y el Banco Mundial abrieron ayer su asamblea en Washington, en un contexto marcado por estimaciones de crecimiento mundial a la baja, crisis presupuestaria en Estados Unidos y temores de que este país entre en una suspensión de pagos.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, abrió las sesiones advirtiendo que un “default” de la deuda estadounidense tendría un efecto nocivo en la economía global. “Habrá muy, muy negativas consecuencias para la economía de Estados Unidos y habrá muy negativas consecuencias fuera de la economía estadounidense”, subrayó Lagarde en rueda de prensa previa.

“No ayuda a la economía estadounidense enfrentar una fecha límite para aumentar su techo de endeudamiento”, subrayó la responsable, cuando continúa el bloqueo en Washington sobre el presupuesto.

Esta crisis sin precedentes desde 1996, que ayer jueves entró en su décimo día, se profundiza con la amenaza de una cesación de pagos de Estados Unidos si no se sube el techo de la deuda para el 17 de octubre, lo que alarma a los mercados y a los gobiernos extranjeros.

Al margen de las reuniones, en los edificios vecinos del FMI y el BM en el centro de Washington, los ministros mostraban su preocupación por un efecto nocivo en sus potenciales de recuperación económica, si los estadounidenses no resuelven su crisis fiscal.

“Es un problema de Estados Unidos, pero en extremo puede matar la recuperación de esta economía y eso significa un efecto muy potente para el resto del mundo”, dijo el ministro de Finanzas de Chile, Felipe Larraín, en un foro sobre la Alianza del Pacífico.

“Es un tema que nos preocupa a todos” en Latinoamérica, lamentó Larraín.

“Para toda la economía global sería un golpe muy fuerte. Probablemente le reduciría el crecimiento a Estados Unidos y podría afectar nuestras perspectivas de crecimiento, que se apuntalan como mejores el año entrante”, coincidió el ministro peruano, Luis Miguel Castilla.

El Fondo volvió a recortar sus expectativas de crecimiento global, advirtiendo en su informe que la economía “avanza a marcha lenta, los factores que impulsan la actividad están cambiando y persisten los riesgos a la baja”.

El FMI, sin embargo, espera una recuperación el próximo año, incluyendo el promedio de América Latina.

China se incluyó en la presión expresando su deseo por una solución al problema de la deuda pública “lo antes posible”, a fin de no “obstaculizar” la reactivación económica, indicó este jueves el gobernador adjunto del Banco Central chino.

Mientras tanto, noticias positivas parecían venir de la clase política estadounidense, luego de que líderes republicanos anunciaran una solución temporaria que busca evitar la cesación de pagos del país, y el presidente Barack Obama se mostró “feliz” por la propuesta y se reunirá con líderes republicanos al final de la jornada.

Luego de diez días, la incapacidad de los demócratas y los republicanos de lograr un acuerdo sobre el presupuesto en el Congreso ha conducido al Estado federal a cerrar servicios no esenciales y forzar un paro técnico a cientos de miles de funcionarios públicos.

 

En la mira del G-20

Estados Unidos está igualmente en el centro de las inquietudes de la reunión de los ministros de finanzas del G-20, desde ayer, al margen de la cita anual del FMI y BM.

Una fuente del Gobierno francés apuntó que “la desaceleración del crecimiento en las economías emergencias, las posibles evoluciones de las políticas monetarias de las economías desarrolladas, así como la situación presupuestaria de ciertos miembros del G-20 estarán en el centro de las discusiones”.

Los mercados financieros, bajo transfusión de dinero fácil proporcionado por la Fed (el Banco Central estadounidense), viven desde hace varias semanas en una tensa expectativa, y se interrogan sobre el momento en que el Banco Central estadounidense cerrará las canillas que mantienen el flujo de liquidez.

Estas inquietudes tienen un impacto importante en los países emergentes, que temen el aumento de los costos de financiamiento.