•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una estudiante insaciable. Siempre quiere aprender más y actualizarse. Ella es Claudia Bone, una exbecaria del programa Chevening, del Reino Unido, el cual opera en 118 países y financia completamente cursos de posgrado en universidades británicas de primer nivel.

En esta entrevista nos cuenta sobre su experiencia en un programa de estudios que cambió su visión sobre la economía nicaragüense.

¿Cómo cambia la visión de un estudiante nicaragüense el hecho de estudiar una maestría fuera de este país?

Creo que te permite proyectar no solo tu formación profesional sino también tu perspectiva de cómo se hacen las cosas en tu campo profesional. En el plano académico, esta maestría me enseñó nuevos modelos y herramientas para el análisis económico. En el plano profesional, me proporcionó una visión más integral de la economía. Y en el plano personal, valiosas amistades y experiencias fraternas que unen más allá de las barreras culturales.

¿Qué la motivó a cursar la maestría?

La necesidad de saber más… Considero que nunca dejás de aprender, y quien deja de estudiar se desactualiza. La economía es una profesión muy demandante en la que no te podés quedar atrás. Es más, los conocimientos adquiridos en esta maestría, si bien para mí en este momento de mi vida son monumentales, aún no son suficientes para realizar aportaciones al campo de la investigación económica como aspiro lograr hacer algún día. La profesión exige seguir estudiando toda la vida.

¿Cuál es su valoración sobre la diferencia de la enseñanza económica que se hace en Nicaragua con la que imparten en el Reino Unido?

Si bien la economía que estudié en mi pregrado es muy analítica al igual que en Inglaterra, adolece en la parte cuantitativa. Los programas de Economía en Europa tienen como eje central la matemática, usándola como base para un análisis más sólido. Es importante que se reivindique el valor de las matemáticas en el pensum curricular no solo de las carreras universitarias sino también desde la educación básica.

¿Cómo se pueden volcar esos conocimientos para aportar al desarrollo de Nicaragua?

En mi caso, en mi maestría aprendí muchísimo, mucho más allá de mis expectativas. Me han enseñado nuevas tendencias económicas y métodos cuantitativos que me permitirían iniciarme en la investigación económica. Sin embargo, todo lo estudiado ha sido con un enfoque hacia las grandes economías que mueven al mundo. Aplicarlo a mi país será el propósito de mi carrera profesional. Mi meta es hacer investigación desde Nicaragua. Espero tener la oportunidad concreta de aportar mis conocimientos en las áreas para las cuales me preparé y así aportar a la definición de políticas más pertinentes para acelerar el desarrollo de mi país. Un desarrollo que se refleje en el bienestar de las personas, especialmente de los más pobres.

¿Cómo influye en su crecimiento profesional el programa académico realizado en Inglaterra?

Considero que lo ha potenciado. Creo contar ahora con una formación académica que me permitirá aspirar a posiciones laborales con mayor poder de decisión. Esto sin duda ha sido un paso importante en la formación de la economista de vanguardia que aspiro llegar a ser.

¿Cuál es su proyecto profesional a mediano o largo plazo?

En el mediano plazo espero poder colaborar con mis universidades (UNAN y UCA) en la preparación de la nueva camada de economistas. Aunque no desee dedicarme de pleno a la docencia, me gustaría impartir algunas clases para retribuir de algún modo lo mucho que han hecho por mi formación. En el largo plazo, aspiro poder dedicarme a la investigación económica y poder ofrecer estudios de calidad para que los tomadores de decisiones del país puedan hacer uso de ellos en el diseño de sus políticas.

¿Cuál es su percepción sobre la situación económica de Nicaragua?

Me preocupa que el flagelo fundamental del país continúe siendo la pobreza y la gran disparidad social. No obstante, el crecimiento económico de Nicaragua en los últimos años ha sido satisfactorio, incluso pese a la crisis financiera internacional. Sin embargo, Nicaragua puede hacer más. Debe ser una prioridad nacional incrementar la productividad del país. Con menos recursos es posible producir más trabajando de una manera más intensiva, si se cuenta con una estrategia nacional para lograrlo.

 

¿Cómo participar?

La Embajada británica anuncia la convocatoria de la edición 2014/15 de las Becas Chevening, el prestigioso programa global del Gobierno británico, y estará aceptando aplicaciones hasta el 8 de noviembre del 2013. Para mayor información deben ingresar a www.chevening.org

 

¿Quién es?

Claudia Bone es nicaragüense, nacida en Managua. Entró en 2004 a estudiar Economía Aplicada, en la UCA. Luego en 2005 entró a estudiar paralelamente Matemática Pura, en la Facultad de Ciencias, de la UNAN Managua.

En 2008 comenzó a trabajar como asistente de Investigación en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), donde laboró como asistente de Investigación para la Gerencia y fue consultora por dos años. En 2012 realizó su maestría en la London School of Economics, en Londres, gracias a la beca Chevening, del Gobierno británico.