•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Instituto Americano de Desarrollo Empresarial, IADE, de la Universidad Americana, UAM, se fundó hace 18 años con la finalidad de ofertar estrategias académicas a los sectores productivos de la economía, declaró su director Roberto Gutiérrez Huelva.

La educación de calidad es la principal herramienta que se debe utilizar para que Nicaragua crezca más allá de ese 5% que se ha propuesto el Banco Central de Nicaragua, explicó este catedrático.

¿En materia de educación, cuál es la función del instituto en la UAM?

Queremos entregar herramientas que la gente pueda aplicar de manera inmediata en su trabajo, entonces decimos que vendemos productos académicos del saber hacer al más alto nivel.

Tenemos programas dedicados al sector minero; en Nicaragua no existía ningún programa de educación superior en minería.

Vamos a iniciar un programa en agronegocios que trata de abordar toda la cadena, iniciando en la producción primaria y su manufactura en productos finales del valor agregado. La idea del agronegocio está basada en el potencial de Nicaragua que tiene excelente tierra y abundante agua.

Hay otro programa que tiene que ver con el apoyo a las empresas y corporaciones más desarrolladas en contraloría empresarial, que es un campo nuevo que hace análisis y se dedica a los estudios de mercados, estrategias de inversiones, planes de negocios.

También estamos ofreciendo la Maestría en Gerencia Bancaria y Financiera, en Nicaragua los buenos banqueros se han formado en los bancos.

¿Qué se debe hacer en términos de educación para lograr el crecimiento del 5% que se han propuesto las autoridades?

Esto es una muestra de lo que se necesita hacer, estamos formando gente de nivel superior para las necesidades del siglo 21, que son los sectores que están incidiendo en la economía.

Hay dos actividades más para el sector construcción, estamos organizando una Certificación para la Administración de la Construcción de Obras Verticales (…) y otra para la Construcción de Obras Horizontales.

Estas dos especialidades van a apoyar todo el desarrollo de proyectos como Tumarín, eventualmente desarrollos de zonas francas, las obras del Gran Canal. Cada día el mundo exige que exista gente dedicada a la ingeniería y que cuente con una certificación.

Vamos a certificar a constructores eléctricos (…) para desarrollar estas tres áreas de la ingeniería.

¿Qué herramientas necesitan las nuevas generaciones de estudiantes para incidir en el crecimiento productivo del país?

Además de las disciplinas de que hemos hablado, otras que podrían ir surgiendo como requerimientos de la empresa privada. Nosotros estamos tratando de que el método de enseñanza tenga la innovación, que la gente aprenda a aprender.

El profesional genérico ya no es de mucha utilidad. Ya no vale mucho decir soy ingeniero, soy médico, soy periodista. El siglo 21 necesita especializaciones, que si sos médico sos especialista en neurología, pediatría, etcétera.

La especialización debe estar acompañada por una formación continua, porque el profesional que no le enseñemos que debe estar continuamente formándose no va a estar nunca a la altura de las demandas del siglo 21.

Si no le enseñamos métodos de investigación y cómo aprender por su propia cuenta, va a quedar desactualizado.

Entonces, ¿investigación es la clave?

Investigación es la clave, pero no la investigación hecha por un grupo de científicos apartados de la realidad. Todos debemos investigar en nuestro campo, en nuestro trabajo de todos los días.

Tenemos que ser todos investigadores e innovadores, innovar es introducir cambios permanentes en las formas como hacemos las cosas, por eso decíamos que el que no cambia la manera de hacer las cosas no puede tener resultados diferentes.

¿Si aplicamos correctamente estas fórmulas podríamos tener un mejor país en términos de productividad?

Definitivamente, pero también hay un aspecto importante que son los valores, no podemos dejar de lado la importancia de los valores que debemos enseñar en la universidad. El valor de la honestidad, de la calidad, de saber trabajar en equipo, de la interdisciplinariedad, de saber hacer las cosas con perfección, indagar, de preguntar, gente altamente motivada capaz de trabajar en equipos de alto rendimiento.

La orientación a los resultados es fundamental en la educación.

¿Cuál sería el mayor compromiso de los centros de estudios superiores?

Formar a los profesionales pensando en las necesidades, no de hoy sino del futuro de Nicaragua, porque el que no piensa o no se imagina a una Nicaragua en el futuro, estará formando profesionales para atrás; debemos pensar en profesionales hacia adelante.

¿Qué aspectos se deben mejorar en el plano educativo?

Cada día más el sector privado se está dando cuenta de que debe invertir en capital humano, no se puede concebir a una empresa que en el mediano y largo plazo quiera ser exitosa que no invierta en el capital humano.

La educación no es una responsabilidad únicamente del Gobierno, la empresa privada tiene una enorme responsabilidad de invertir en capital privado.

¿El profesional de hoy debe dar un valor agregado a su producto?

El profesional de hoy tiene la obligación de plantearse cuál es la versión mejor de él mismo en su negocio, el profesional que queremos formar es alguien que tenga la posición ética de que es un ciudadano ético para Nicaragua y que debe dar lo mejor para la sociedad.

¿Con buenos profesionales Nicaragua sí podría crecer más allá del 5%?

Con una buena educación sin lugar a dudas, nosotros estamos incidiendo en la educación superior, pero si Nicaragua no hace algo con la educación técnica estamos como si nos hiciera falta una inversión en la educación.

El sector minero, por ejemplo, necesita torneros, técnicos electromecánicos, te puedo mencionar así un conjunto de necesidades en el nivel técnico medio, aquí se necesita una inversión masiva en técnicos.

No estamos creando gente que se quiera dedicar a la parte técnica (…) Somos una generación con un gran reto por delante.

 

¿Quién es?

Roberto Gutiérrez Huelva es ingeniero civil con maestría en Economía, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Se desempeñó como viceministro de Agricultura, primer vicepresidente del Banco Central de Nicaragua y vicepresidente de la Cámara de Urbanizadores. Fundador de banca privada, empresas dedicadas a microfinanzas, factoraje y cobranzas.

También se dedica a la caficultura y porcicultura.

Actualmente es Director del Instituto Americano de Desarrollo Empresarial, IADE, que empezará cursos de maestrías este sábado 26 de octubre.