•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El barrio indígena de Monimbó, situado en el sur del casco urbano de Masaya, concentra el mayor número de talleres para la elaboración de zapatos, los que abastecen el mercado nacional y el centroamericano.

Masaya y Granada concentran la mayor parte de la producción de calzado a nivel nacional, con un 70% de las fábricas, mientras Estelí posee un 10%, Managua un 10%, y el restante 10% está distribuido en otras zonas.

Leonardo Martínez, gerente de la Asociación para el Desarrollo Económico con Equidad, Alternativa, aseguró que en Masaya existen 250 negocios que se dedican a la elaboración de calzado, pero hoy existen doce microempresas que exportan directamente.

La Red de Calzado de Masaya aglutina a 12 artesanos que producen 78,000 pares de zapatos anualmente, que son exportados a países centroamericanos, generando así US$133,333. Mientras, la fábrica Dambeg Shoes tiene una variedad en líneas para caballeros, damas, niños, casual y elegante, y produce anualmente 72,000 pares que se quedan en el mercado nacional, sobre todo en las zonas de Occidente, Norte, “Los Pueblos”, Masaya y Managua.

Cada año, la Red de Calzado de Masaya envía 3,200 pares a Costa Rica, 2,400 pares a Panamá, 1,200 a Guatemala, 600 a El Salvador, y 400 a Honduras.

“Si se quiere, es una cantidad de dinero insignificante, pero para 12 microempresas es significativo y para la economía local, ya que dinamiza la economía y prueba de ello es que hay más peleterías, lo que significa que hay más demanda de ese producto”, afirmó Martínez.

Estas empresas que tienen de alguna manera estabilidad para sostenerse en el mercado, pueden competir y tener vida por un tiempo bastante prolongado.

Martínez afirmó que alrededor de esas 250 empresas hay otras pequeñas, que solo subsisten, es decir elaboran su par de zapatos y con eso logran subsistir, en palabras más sencillas, para comer.

Explicó que cuando se dice empresas de calzado, se refiere a las microempresas, que reciben ayuda para fortalecer su posición competitiva, concepto que se define en el sentido de que las microempresas tengan capacidad de generar empleos de forma permanente y que sean de calidad.

Estimaciones del gerente Martínez, indican que estas 250 microempresas tienen un rango de 5 a 15 trabajadores.

El crecimiento

Damaris García Gaitán, gerente de Producción de la fábrica DambegShoes, aseguró que cumplirá 15 años, este 26 de octubre, de haber hecho realidad el sueño de dos hermanos egresados de la universidad.

“Nuestros padres tenían sus propios talleres, pero nosotros queríamos producir zapatos de cuero, no sintéticos, por lo que nos aventuramos con un capital de US$20,000 y comenzamos con cinco trabajadores”, recuerda la empresaria.

En la actualidad esa empresa genera empleo a 41 personas, quienes reciben capacitación a través de cursos de diseño, calidad, pegado de zapato, etc., todo por iniciativa propia, porque no pertenecen a ninguna asociación ni cooperativa.

“En la producción de DambegShoes, el 60% pertenece a la línea de mujer, 20% varón, 10% niños --es lo que menos se consume--, y 10% sandalias para damas”, indicó la gerente de Producción.

Esta empresa de calzado de cuero tiene una peculiaridad, y es que posee una sala de exhibición, donde el cliente elije el diseño y si no le gusta el color, pues se produce a su gusto.

“Aunque no exportamos, tenemos la idea de que el producto sea conocido fuera, pues nos han visitado de Costa Rica, se llevan las muestras, pero no se han hecho compras grandes, lo que indica que no somos exportadores”, señaló García Gaitán.

Capacitación

A inicios de junio del corriente año, 36 artesanos fueron capacitados por el guatemalteco Héctor Mixia, jefe de Modelaje de Calzado, quien les brindó las herramientas tecnológicas y en capacidades y desarrollo personal para ser más competitivos en la región centroamericana.