Alma Vidaurre Arias
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La empresa Ramac pondrá a disposición de los productores nicaragüenses un sistema innovador denominado Agricultura Protegida, que utiliza diseños de macro-túneles y casas-mallas para obtener productos con alto valor agregado y excelentes rendimientos.

En la Agricultura Protegida el productor tiene la posibilidad de obtener rendimientos hasta tres veces más que en campo abierto, declaró Danilo Salamanca, jefe de Desarrollo de Semillas de Ramac.

Los macro-túneles son una especie de invernadero construido a base de tubos galvanizados y una tela conocida como agryl. Las casas-mallas son infraestructuras más grandes, diseñadas también con tubos galvanizados y una malla entretejida similar al polipropileno.

Esta tecnología está dirigida a productores de pimientos y tomates, sin embargo, pueden adquirirla también productores de zanahoria, papa o de cualquier otro cultivo que necesite protección, dijo Salamanca.

Con la implementación de la Agricultura Protegida, Ramac --una empresa que mantiene el compromiso de transformar la agricultura de Nicaragua-- brindará un programa de asistencia técnica a los productores que adquieran el sistema, precisó Salamanca.

“El cultivo se desarrolla dentro de la infraestructura, hay mayor precocidad y produce más rápido que a campo abierto”, explicó Salamanca.

Las zonas altamente productivas de estos rubros están en Sébaco, Matagalpa, Jinotega y Estelí. En el primer año Ramac pretende llegar a unos 100 productores, explicó Pilar Guido, Gerente de Ventas de Ramac en la zona Norte.

Otras bondades

Otra de las bondades de este sistema de cultivo controlado es que es amigable con el medio ambiente, porque ofrece un mayor control de los riesgos de la paratrioza, principal plaga que ataca estos cultivos, al servir como “barrera de protección”, lo que evita el uso de insecticidas y fungicidas en grandes cantidades.

“Se utiliza una tela de agryl que deja pasar el 90 o 95% de luz; esa tela no deja pasar los insectos, pero sí deja pasar el agua y la luz solar para el desarrollo del cultivo. Bien diseñada la infraestructura no hay ningún problema”, detalló Salamanca.

Como parte de su estrategia, Ramac instalará una finca modelo en una zona del país, que aún falta por definir, con toda la infraestructura necesaria, que servirá como un centro de capacitación para los productores y técnicos.

“Nosotros queremos dar acompañamiento de principio a fin (…) lo que queremos es elevar la productividad y que eso compense la fluctuación de la oferta”, mencionó Pilar Guido, Gerente de Ventas de Ramac en la zona Norte.

“Los productores pueden comenzar con 1,000 metros cuadrados para que vayan viendo las bondades de esta tecnología”, explicó Salamanca.

En dependencia del área que el productor quiera trabajar, será la inversión. Los macro-túneles tienen un costo de US$1.50 por cada metro cuadrado, y las casas-mallas andan desde US$3.50 a US$5 por metro cuadrado.

 

Financiamiento

Está comprobado que por los rendimientos y precios que el productor puede obtener con un producto de mejor calidad al hacer uso de esta tecnología, al término de un año se puede recuperar la inversión, explicó Danilo Salamanca, jefe de Desarrollo de Semillas de Ramac.
Para que la tecnología sea accesible a los productores, Ramac estará en alianza con el Banco de la Producción, Banpro, para crear fuentes de financiamiento.