•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El crecimiento económico es esencial para la reducción de la pobreza y requiere del esfuerzo conjunto del sector privado, la sociedad civil y el Gobierno, sin embargo, en los últimos 100 años el crecimiento económico por persona ha sido mínimo, cuando mucho del 1%, según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

Las estadísticas indican que en 1978, por ejemplo, el Producto Interno Bruto, PIB, del país era de US$4,304 millones y el PIB per cápita de US$1,570. No obstante, en 2012 el PIB de Nicaragua ascendió a US$10,507 millones, y el PIB per cápita a US$1,730.

Para el economista Sergio Santamaría, si bien es cierto que la economía ha venido creciendo, ese incremento aún es “insuficiente”, para satisfacer las necesidades de la mayoría de la población. “Te voy a poner un ejemplo, en 1964 una maestra de primaria ganaba C$500, pero con ese dinero esa maestra podía comprar 500 tazas de sopa, ahora una maestra de primaria gana C$4,000, pero con ese sueldo solo puede comprar 80 tazas de sopa del Oriental, que cuestan C$50 cada una; esa es la realidad económica actual con respecto a la de hace 30 o 40 años”, explicó Santamaría, quien también es director del Centro de Investigación y Asesoría Socio Económica, Cinase.

Economía no crece lo suficiente

Según Funides, el decrecimiento económico e inestabilidad política sufrida durante la década de los 80 causó grandes rezagos en la inversión, en la estabilidad y en la gobernabilidad del país.

“Otros factores que han afectado el desarrollo económico de Nicaragua son la falta de innovación, la poca sofisticación de negocios y empresas y la falta de adaptación a la tecnología”, señala el organismo en su documento Causas del decrecimiento económico de largo plazo de Nicaragua.

Otro de los ejemplo de Santamaría es que esa misma maestra con su salario de C$500 mensuales, (US$71 de la época, tomando en cuenta que el cambio era del siete por uno), podía comprar dos onzas de oro, las cuales costaban US$35 cada onza. “Hoy esa maestra gana C$4,000, es decir US$160 al cambio actual, y eso solo le alcanza para comprar 13 gramos de oro”, indicó.

En un estudio realizado por Arturo Cruz, profesor del INCAE, sobre qué ocurrió con Nicaragua, señalaba que para el año 2005, el PIB per cápita de cerca del 80% de la población con ingresos menores a los US$2 diarios, en dólares constantes de 1995, ubicaba al país por debajo del PIB de 1960.

En esa etapa más del 60% de la Población Económicamente Activa, PEA, de Nicaragua, se ubicaba en la agricultura, la que generaba el 75% del valor de las exportaciones, que en 1951 apenas llegaban a los US$26.5 millones.

Las fases del crecimiento

Los datos disponibles en el Banco Central de Nicaragua, BCN, indican que en lo que respecta a los últimos 50 años, el crecimiento del PIB ha vivido etapas bien diferenciadas. En los años 50, por ejemplo, el PIB creció a una tasa real promedio del 5.6% anual.

El período de 1960 a 1977, por ejemplo, se caracterizó por cambios estructurales bien marcados en la economía, y el ritmo de crecimiento fue del 6.7% anual. “Estas fueron las cifras más dinámicas registradas en toda Centroamérica”, ha manifestado el economista Mario Arana.

En 1961 por ejemplo, el crecimiento económico fue del 7.5% y los siguientes tres años fue del 10.9% y 11.7%. Solo en 1968 el crecimiento fue del 1.3% y en 1975 retrocedió en -0.2%.

En esta etapa el crecimiento se basó en la rápida expansión de los productos de agroexportación, lo que multiplicó los ingresos provenientes de las exportaciones.

“En esos años fue que a Nicaragua se le conoció como 'el granero de Centroamérica', porque además de que la economía crecía, también la productividad en el campo, los rendimientos de producción eran superiores que los de hoy”, señaló el economista Sergio Santamaría.

El período de 1978 a 1990 estuvo marcado por un conflicto bélico y un bloqueo comercial, en esos años el Producto Interno Bruto cayó en más del 4%. En 1978, según datos del BCN, el PIB fue negativo en -26.5% y fue la primera vez que la economía decrecía desde el año 1959, luego en los siguientes dos años tuvo un crecimiento promedio del 4%, pero en los siguientes ocho años el PIB cayó, hasta que en 1992 la economía regresó a la senda del crecimiento con el 0.4%.

"El PIB per cápita de los nicaragüenses en dólares constantes de 1995 llegó a US$1,050 en 1977, pero en 1992 este cayó a US$400, muy por debajo del PIB per cápita de US$600 de 1960”, según un estudio de Arturo Cruz.

Baja productividad

Para el economista Sergio Santamaría, el problema es que en los últimos años la productividad no ha venido aumentando al mismo ritmo del PIB y eso “ha afectado el crecimiento de la economía”, explicó.

Hasta el 2012, el PIB real de Nicaragua sumaba US$10,507 millones y el PIB per cápita real US$1,730.8, no obstante, a pesar de esos aumentos significativos de los últimos años, el país aún tiene grandes problemas de pobreza generalizada.

“Para lograr una reducción de la pobreza más profunda se necesita de un crecimiento económico más rápido, lo que a su vez requiere una mayor productividad económica”, manifestó el director de Cinase.