•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una nueva fábrica de bolsas plásticas iniciará operaciones a mediados del 2014 con una inversión que superará los US$500,000 en los primeros cinco años, para suplir la demanda que existe que en su mayoría es importada, informó Eddy Madrigal, gerente de la empresa MMComercial.

La empresa, que espera generar más de 20 empleos formales, actualmente está en la etapa de formalización para ser Sociedad Anónima, y en conversación con los bancos para obtener el financiamiento que le permitirá iniciar operaciones, precisó Madrigal.

 

¿Cuáles son los planes de inversión?

MMComercial existe desde hace cinco años, comenzamos importando productos para el sector agro y después nos trasladamos a la línea de plástico duro, luego decidimos comenzar con la línea de plástico flexible.

Hay una necesidad grande de bolsas plásticas en el país y las empresas locales no abastecen ni siquiera la mitad de la demanda. Son inversiones muy fuertes y estamos preparándonos para que una vez que estén las máquinas trabajando, esté la cuota de ventas necesarias para que no haya inconvenientes.

 

¿De cuánto será la inversión?

Nosotros estamos pensando en los próximos cinco años tener de dos a tres líneas de producción, estamos hablando de entre US$400,000 a US$600,000 solamente en maquinaria, a eso hay que sumarle las inversiones que hay que hacer en mobiliario y equipos de oficina que también es importante, y vehículos de reparto.

Con TechnoServe hemos trabajado muy fuerte en escribir el proyecto en blanco y negro y descubrir las áreas que hemos dejado, tal vez como crisis para cerrar el círculo de la inversión, cosas que se nos han pasado por alto.

 

¿En qué consiste la asesoría técnica que les ha brindado TechnoServe?

Desde la parte operativa convencional hasta la parte de planeación estratégica, hemos abarcado todas las áreas. Hemos podido determinar cosas que hemos estado haciendo mal desde el punto de vista operativo y hemos podido ordenar todas las áreas.

 

¿De cuánto es la demanda de bolsas que tiene el país?

Plástico flexible se divide en dos áreas, el industrial que es básicamente las bolsas de empaque que tienen las grandes empresas, y el área popular.

En el área popular que es donde nosotros planeamos formalizar la inversión, estamos hablando que la demanda puede andar por el orden de US$1.2 millones a US$1.5 millones mensuales.

En términos de peso, o kilos que es como se maneja este negocio, estamos hablando de entre 800 a 1,000 toneladas mensualmente del producto, es decir las bolsas que te dan en las pulperías, supermercados, las bolsas para hielo.

Las inversiones aquí han sido mínimas y entonces no hemos podido lograr cubrir la mitad de la demanda de este país.

 

¿Qué niveles de productividad piensan alcanzar una vez puesta en funcionamiento la empresa?

En la primera etapa estamos hablando de unas 50 toneladas mensuales, es muy poco, pero volviendo al consumo mensual, de esas 1,000 toneladas el 60% probablemente sean bolsas gabachas que son las que utilizan en los supermercados y las pulperías, esa es la línea para donde vamos a entrar.

Solo en gabachas puede haber una demanda de entre 600 y 700 toneladas, nosotros planeamos en el primer año cubrir unas 50 o 60 toneladas como mucho, y en el segundo año con otra máquina produciendo, llegar a 100 o 120 toneladas.

Son inversiones fuertes, pero ahí está el mercado necesitando una oferta local que sea competitiva, porque hasta este momento de esa línea de producto que queremos ofertar, un 80 o 90% está siendo importado.

Lo que es bolsa transparente, que es la otra línea, sí hay oferta local, probablemente hablando del 50 o 40% de la demanda local ya se está cubriendo, pero en gabacha no llegamos, yo diría optimista, al 80%.

 

¿Cuánto empleo estará generando con la apertura?

Estos son equipos muy modernos y sofisticados, cada equipo nos puede demandar aproximadamente de 4 a 6 empleados fijos, permanentes, pero estamos hablando solo de la parte industrial.

Aquí hay otras áreas como almacenamiento y despacho, ventas, es decir la cadena que esto puede generar de empleo es muy grande, estamos hablando de que para producir 55 toneladas y colocarlas en el mercado necesitaríamos alrededor de 25 a 30 personas con impacto directo, gente que toque el producto.

 

Entonces, ¿tienen ya visto el mercado al que venderán el producto?

A través de las importaciones ya tenemos una masa de clientes muy importantes, incluso con lo que hoy estamos vendiendo pretendemos cubrir el costo operativo de esta inversión.

Queremos crecer los próximos tres o cuatro meses para sentirnos satisfechos con la demanda que tenemos y empezar a sustituir la importación por la fabricación local.

 

¿La materia prima tienen que importarla?

La materia prima es la resina y es básicamente importada, que se fabrica en Asia, en el Medio Oriente y en Estados Unidos. Es un producto que tiene representaciones regionales con oficinas en El Salvador y Costa Rica, y entonces no es tan complejo.

Estas empresas funcionan muy bien, el día que pactás te despachan y recibís posteriormente el contenedor.

 

¿Utilizarán tecnología de punta?

Nicaragua tiene una particularidad y es que como somos un país muy pobre, la maquinaria tiene que ser altamente muy sofisticada.

Si uno va a la región se da cuenta de que las bolsas acá son extremadamente delgadas por ejemplo, tienen cosas muy particulares en diseños y empaques, nosotros hemos definitivamente dado con la maquinaria que necesitamos para lograr eso.

Los equipos que pretendemos comprar son de lo último en tecnología para este tipo de empaques.

 

Los estudios dicen que las Pymes tienden a desaparecer después de tres años. ¿Cómo piensan mantenerse en el tiempo?

Nicaragua tiene muchos problemas para los empresarios que queremos emerger, obviamente aquí los insumos son costosos, todo el mundo sabe que la mano de obra no es costosa, pero tenés energía de las más caras en Centroamérica, costos de distribución altos por los combustibles, y entonces te quedan dos factores qué explotar: la eficiencia productiva y el personal capacitado.

Otra brecha dura han sido las fuentes de financiamiento, los bancos piensan más en el área de consumo.

Hay un montón de cosas que nos afectan, pero sigo pensando que Nicaragua es un país casi virgen industrialmente, en Honduras habrá unas 35 empresas y aquí solo tenemos dos empresas, entonces las oportunidades son grandes.