•   Londres, Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las bolsas mundiales subían el lunes en Estados Unidos, Europa y Asia, alentadas por la noticia de que los líderes mundiales planean adoptar más acciones para hacer frente a la crisis financiera, que se anuncia prolongada.

Hacia las 15H05 GMT, el principal índice de la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones, subía un 2,22%, mientras el Nasdaq de los valores tecnológicos caía un leve 0,10% y el más amplio Standard & Poor's 500 ganaba un 1,19%.

Según los analistas, los inversores fueron alentados por la decisión de la Unión Europea y Estados Unidos anunciada el fin de semana de celebrar una serie de cumbres para fortalecer el sistema financiero internacional, con su primera cita prevista para el mes próximo.

Pero precisaron que los mercados permanecen cautos sobre el impacto de la contracción de crédito mundial, que da algunas señales de distenderse.

"No hay mucho ritmo o razón para la tendencia alcista, salvo la esperanza de que el mercado está por tocar fondo y que todas las acciones de los gobiernos tendrán éxito en aliviar el estrés en los mercados de crédito", dijo Patrick O'Hare, analista de Briefing.com.

"La atención sigue estando en las operaciones financieras y en la conducta de los propios mercados, que ha sido tan desordenada como siempre", añadió.

A fines de la tarde en Europa, la Bolsa de Londres subía un 3,96%, París un 2,51% y Fráncfort un 1,31%. La Bolsa de Madrid ganaba un 1,80%.

En Latinoamérica, la Bolsa de Sao Paulo progresaba un 3,88%, México un 2,06% y Buenos Aires un leve 0,19%.

"Tenemos un segundo día consecutivo de ganancias" en Londres "y esto nos da la esperanza de que tengamos una semana libre de shocks", dijo Joshua Raymond, estratega de mercado de City Index.

Las cumbres propuestas han "contribuido a crear un clima en el cual los inversores tiene expectativas positivas", dijo Kazuhiro Takahashi, gerente general de Daiwa Securities SMBC.

Pero "los mercados aún están sumidos en la incertidumbre", añadió.

Los gobiernos han inyectado miles de millones de dólares en bancos en problemas en las recientes semanas, mientras los bancos centrales han inyectado enormes cantidades de efectivo en los mercados monetarios en un esfuerzo por mantener el flujo del crédito e impedir un colapso del sistema financiero.

El gobierno holandés anunció el domingo que inyectaría 10.000 millones de euros (13.400 millones de dólares) en ING, uno de los mayores 20 bancos del mundo, en el último esfuerzo de rescate de un banco en el mundo.

En Amsterdam, las acciones de ING rebotaban un 25,56% y los títulos de otro banco rescatado, Fortis, también subían.

Pero en París, las acciones del banco francés Societe Generale se hundían un 9,11% por rumores de que el banco necesitaría capital fresco.

La decisión de rescatar al ING Bank tuvo lugar dos semanas después de que el gobierno dedicara 16.800 millones de euros al rescate del banco belgo-holandés Fortis.

Si bien es demasiado pronto para decir que lo peor de la crisis quedó atrás, hay señales de que "podríamos estar acercándonos a un respiro temporario", dijeron analistas de JPMorgan.

Los analistas de RBC Capital Markets advirtieron sin embargo que "los mercados aún están nerviosos, y la frágil estabilidad puede estallar fácilmente".

Hay crecientes temores a una recesión en Estados Unidos, Europa y Japón, mientras China informó el lunes que su crecimiento económico se desaceleró a 9% en el tercer trimestre de 2008 e India registró en el mismo trimestre su peor tasa de crecimiento desde 2005, a 7,9% interanual.

La crisis financiera puede dejar en la calle a 20 millones de personas en todo el mundo hasta fines de 2009, afirmó por su lado el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Juan Somavía, en una conferencia de prensa.

Según las estimaciones de la OIT, "el número de desocupados (en todo el mundo) podría pasar de 190 millones en 2007 a 210 millones a fines de 2009" e incluso ser mayor si la crisis se agrava, dijo Somavía.

En Asia, la Bolsa de Tokio cerró en alza de 3,59%, Hong Kong progresó un 5,3%, Seúl ganó un 2,3%, Shanghai subió un 2,25% pese a la noticia sobre la desaceleración del crecimiento económico chino. La Bolsa de Sídney ganó un 4,3% al cierre.