Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, anunció ayer el ingreso oficial de la República Popular China como el 44 miembro y socio donante de la institución financiera regional, en la cual contribuirá con 350 millones para el desarrollo en América Latina y el Caribe, entre ellos Nicaragua.

El anuncio lo hizo Moreno durante la transmisión de un video-conferencia para toda la región, en el cual apareció con el embajador de China ante Estados Unidos, Zhou Wenzhong. China es el tercer país de Asia Oriental que se integra al BID; Japón y Corea se sumaron en 1976 y 2005, respectivamente.

“La incorporación de China al BID le otorgará a ambas partes una nueva plataforma y oportunidad para un aumento en el comercio y la inversión bilateral, y para una mayor colaboración tecnológica”, dijo el embajador de China ante Estados Unidos, Zhou Wenzhong. “Es una decisión donde todos ganan y le sirve el interés de todos.”

Del fondo de 350 millones de dólares que serán aportados por China, 125 millones se destinarán al Fondo de Operaciones Especiales del BID, el cual provee préstamos blandos a Bolivia, Guyana, Haití, Honduras y Nicaragua; a la par, 75 millones de dólares irán a diversos fideicomisos del BID para fortalecer la capacidad institucional de los gobiernos y municipios, así como a instituciones del sector privado.

Por otra parte, 75 millones de dólares formarán parte de un fondo de inversión que será administrado por la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), que apoya a la pequeña y mediana empresa; además, otros 75 millones de dólares serán administrados por el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomín), que se especializa en microempresas.

Los 350 millones de dólares que China aportará al Grupo BID fortalecerán programas clave, en momentos en que la economía mundial pasa por una época de intensa turbulencia, llegando el gigante asiático a convertirse en un socio donante del BID, con lo cual fortalece sus vínculos con América Latina y el Caribe, y se convierte de tal manera en la mayor fuente de financiamiento a largo plazo para la región.

“Estamos muy complacidos de incorporar una economía enorme y en crecimiento como China a esta comunidad de naciones que trabajan conjuntamente para resolver los complejos retos de desarrollo que enfrentan América Latina y el Caribe”, afirmó el presidente del BID.