•   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los cancilleres latinoamericanos expusieron hoy la situación empresarial de sus respectivos países y consensuaron su voluntad de cooperar con Italia y con la Unión Europea (UE) en materia socio-económica, durante la VI Conferencia de Italia-América Latina y Caribe que se celebra en Roma.

Una colaboración que podría ser posible gracias, entre otras cosas, a la propuesta que anunció hoy el vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Antonio Tajani, sobre que el próximo enero propondría ante la Comisión la flexibilización de los requisitos para los latinoamericanos que quieran viajar a la Unión Europea (UE).

Además, durante la jornada inaugural de esta VI Conferencia Ítalo-Latinoamericana, los cancilleres estudiaron soluciones a la crisis, analizaron opciones energéticas sostenibles y exploraron nuevos métodos de innovación tecnológica, con el interés centrado en el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas (pymes).

La canciller anfitriona, Emma Bonino, ensalzó el "nivel de desarrollo" de Latinoamérica y abogó por el abandono del "proteccionismo económico" para dar paso a una mayor colaboración entre regiones.

Una cooperación que, actualmente, se traduce en que en Brasil, operan 900 empresas italianas o en México, por ejemplo, 1.400, según explicaron los cancilleres de dichos estados durante la sesión.

Propuestas para el desarrollo económico

Por su parte, los políticos latinoamericanos expusieron sus propuestas para el desarrollo socioeconómico, que intercalaron con una breve explicación de la situación en sus respectivos países, con el "crecimiento" como común denominador.

El canciller de México, José Antonio Meade, propuso la creación de un banco de datos común para las universidades y centros de investigación italianos y latinoamericanos, así como la puesta en marcha de un espacio de diálogo para las pymes de ambas regiones.

Meade se comprometió a invertir 50.000 euros (casi 69.000 dólares) en un encuentro entre pymes de México e Italia para el primer semestre de 2014.

Del mismo modo, el canciller chileno Alfredo Moreno se mostró orgulloso de los datos macroeconómicos del Estado andino, "muy cercano al pleno empleo".

"En los últimos tres años hemos creado 860.000 puestos de trabajo y desde el 2010 se han registrado 230.000 nuevos emprendedores, unos datos importantes en un país como Chile, con 17 millones de habitantes", explicó Moreno Charme.

Argentina, representada por su ministro de Asuntos Exteriores, Héctor Timerman, situó a Italia como país destinado a actuar de intermediario entre la CELAC (Confederación de Estados Latinoamericanos y del Caribe) y la Unión Europea (UE) y llamó a "redoblar los esfuerzos en cooperación".

Lucha por la igualdad en la región

La canciller peruana, Eda Adriana Rivas, reivindicó la lucha por la igualdad en América Latina porque, según ella, "si bien es cierto que Latinoamérica no es el continente más pobre, si es el más desigual", un asunto que, desde su punto de vista, debe tratarse en este tipo de conferencias internacionales.

La viceministra de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Gioconda Úbeda, lo presentó ante los ponentes en Roma como un país en el que invertir y ofreció "seguridad jurídica" para los inversores que quieran desarrollar el turismo ecológico del Estado centroamericano.

Por su parte, el ministro del Poder Popular de Venezuela, Jorge Giordani, quien recordó el legado de Hugo Chávez, propuso una relación de colaboración entre Venezuela e Italia y el fomento de las estructuras productivas, previo abandono de la dependencia petrolífera.

Durante la jornada, la cuestión de la energía también estuvo sobre la mesa de debate del palacio romano de la Farnesina, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Nicaragua crece por sus recursos

El canciller Samuel Santos aseguró que Nicaragua crece "gracias a sus recursos naturales", que le proporcionan autosuficiencia energética mientras que el ministro para la Planificación y la Cooperación de Honduras, Julio César Raudales, recordó que su país necesita asesoramiento y apoyo financiero para su desarrollo energético.

Por último y en este mismo sentido, el vicecanciller de Guatemala, Ivan Espinoza, abogó por la energía hidroeléctrica, eólica y geotérmica y vaticinó que su país, en el año 2020, obtendrá el 60 por ciento de su energía de renovables.