• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

En esta oportunidad comentaremos sobre las redes inalámbricas, una de las evoluciones tecnológicas de rápido crecimiento por sus beneficios destacados en despliegue, alta disponibilidad, portabilidad y en muchos casos por sus costos de equipamientos, los cuales han venido reduciéndose gracias a su aceptación y popularidad. Este tipo de redes podríamos encontrarlas en los entornos empresariales en un modelo de gestión centralizada a través de un controlador de puntos de accesos y alta seguridad, así como el modelo de accesos sin gestión centralizada, es decir, independientes, usualmente utilizada cuando la cantidad de puntos de accesos y clientes es poca, comúnmente se habla de entornos caseros. Al principio estas redes inalámbricas fueron percibidas como una amenaza a las ya dominantes redes cableadas; sin embargo, este temor fue desapareciendo a medida que pasaron a formar parte extendida de las capacidades de las infraestructuras tradicionales, llegando donde las primeras no lograban tener un sentido económicamente aceptable.

Se estima que los dispositivos Wi-Fi usarán más ancho de banda que las redes fijas en 2015. Basados en esta premisa, los fabricantes de tecnologías inalámbricas están apoyando el crecimiento en los entornos empresariales. Recientemente han lanzado una nueva solución para pequeñas y medianas empresas basada en controladores virtualizados (Controlador Inalámbrico Virtual), que permiten un ahorro en la compra de un equipo dedicado para este propósito (comúnmente lo conocemos como WLC).

Este nuevo modelo de controlador puede ser implementado en la mayoría de los sistemas servidores que soportan VMware ESXi 4.x 5.x. Este tipo de recurso ofrece a las empresas implementaciones rápidas, con servicios idénticos a los ofrecidos por los controladores basados en hardware y asegurando la misma disponibilidad de servicios a los usuarios inalámbricos. Un controlador virtual permite automatizar funciones de gestión y configuración inalámbrica, permitiendo a los administradores de red la visibilidad y el control necesarios para administrar de manera rentable, segura y optimizar el rendimiento de sus redes inalámbricas; y a las empresas les permite adquirir una solución con crecimiento a medida y demanda de los usuarios, así como de los servicios, generando un alto rendimiento en la inversión.

No cabe duda de que esta nueva solución virtualizada es una buena alternativa para muchas de las empresas que están persiguiendo un ahorro en la implementación de soluciones inalámbricas, sobre todo si utilizan plataformas de virtualización de servicios y requieren hacer integraciones de todos sus recursos de red. Algo muy importante a mencionar es que, a pesar del cambio evidente en el paradigma de este controlador, no se pierde ninguna de las características ya soportadas por sus antecesores basados en hardware; algunos de los más destacados incluyen tecnologías mucho más avanzadas en RF que sus equivalentes en hardware, inclusive CleanAir y FlexConnect.

Vamos hacia un mundo virtual, y debemos ser proactivos en las nuevas tendencias. Un paso en falso significaría rezagarnos ante cambios en las exigencias del mercado, lo que significaría decrecimiento en nuestro entorno de operación, que afectaría el negocio en su todo.