elnuevodiario.com.ni
  • Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • AFP

Mientras ordena un fajo de bolívares de mayor a menor, Jecson Barrientos, vendedor de gasolina en una estación de Caracas, suelta un “¡por supuesto!”, a la pregunta de si aceptaría que el Gobierno aumente el precio de la gasolina venezolana, la más barata del mundo.

“¡Está demasiado regalada!”, exclama a la AFP, y cuenta, entre risas, que un mototaxista llena su tanque con un bolívar (US$0.15 al cambio oficial, nueve veces menos al paralelo). “Y gana a diario unos mil bolívares (US$159). ¿Cómo puede dolerle el bolsillo?”, se pregunta, al comparar con la inflación anualizada de 54% que registra el país, la más alta de América Latina.

Más barata que el agua

En Venezuela, una botella de agua de 600 mililitros cuesta 13 bolívares (US$2.00), mientras que el tanque de un carro de 40 litros de gasolina se llena con US$0.5.

El monto no está ni cerca del precio promedio internacional. En Estados Unidos, el galón (3.78 litros) de gasolina se vende entre US$3.00 y US$4.00. En Colombia, a US$4.5. En países petroleros de la región como México cuesta US$91 céntimos el litro y en Ecuador US$2.00 por galón.

Pérdidas

Analistas petroleros calculan que solo el subsidio sostenido de gasolina le ha generado a Pdvsa pérdidas por unos US$2,607 millones en 2013, y que un precio justo, sin ganancias ni pérdidas, estaría entre US$1.5 y US$3.00 el litro.