• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El Banco Central de Nicaragua, BCN, interviene en el mercado de divisas comprando moneda internacional para sostener el tipo de cambio y para acumular reservas que puedan servir de contingencia ante cualquier choque económico externo e interno.

En lo que va del 2013, el BCN ha comercializado con el Sistema Financiero Nacional, SFN, US$185 millones, producto de una venta de US$145 millones y una compra de US$40 millones, según datos oficiales.

Solo en octubre el BCN vendió a los bancos US$10.2 millones.

"Eso quiere decir que la institución vendió más de lo que compró y es normal; si comparamos esa cantidad con el nivel de Reservas Internacionales que existen, es algo ínfimo, muy pequeño. Recordemos que la economía viene creciendo y que la base monetaria también”, explicó el economista y exministro de Hacienda, Mario Arana Sevilla.

El exfuncionario gubernamental manifestó que hay momentos en que los bancos comerciales compran divisas extranjeras al Banco Central porque se quedaron sin ellas y tienen mucha demanda de sus clientes.

Según información proporcionada por el Banco Central, en los últimos cinco años las ventas netas de divisas que la institución ha realizado al SFN han oscilado entre los US$200 millones y US$150 millones anuales.

Mercado de divisas

“En el año 2008 fue cuando se efectuó la máxima venta neta de divisas, hasta por un monto de US$210 millones, producto de la venta de US$289 millones y la compra de US$79 millones”, detalla la información suministrada por el BCN.

No obstante, en 2011 la venta neta de divisas del Banco Central fue de apenas US$60 millones, producto de la venta de US$144 millones y la compra de US$84 millones.

“El Banco Central compra y vende dólares al sistema financiero y al Gobierno para atender la demanda de estos, garantizando mantener niveles de reservas internacionales de acuerdo con lo establecido en el Programa Monetario Anual”, señaló Arana.

Fortalecer reservas

El economista Mario Arana sostiene que otro de los objetivos de los bancos centrales al realizar compra y venta de dólares consiste en fortalecer sus reservas internacionales.

“Comprar dólares es parte de una política de fortalecimiento de las reservas internacionales, las cuales en su mayoría provienen de préstamos externos y de los mismos fondos del Fondo de Garantía de Depósitos, Fogade; esto es una manera de garantizar la estabilidad de la economía”, explicó Arana.

Por ejemplo, en 2009 las Reservas Internacionales Brutas, RIB, ascendían a US$1,573.1 millones, mientras que a octubre de 2013 las mismas se estiman en US$1,904 millones. Esto se traduce en una cobertura de RIB a base monetaria de 2.6 veces y de 4 meses de importaciones.

Según la información proporcionada por el banco emisor, ellos compran dólares u otros tipos de divisas generalmente para procurar niveles adecuados de reservas internacionales que les puedan servir de contingencia ante choques económicos, para asegurar un nivel de divisas que garanticen los pagos externos y para incidir en el tipo de cambio de la moneda nacional con respecto al dólar u otras divisas.

Expansión de la base monetaria

Cuando el Banco Central de Nicaragua compra dólares al sistema financiero se da una expansión de la base monetaria, la cual se mide en saldos y está compuesta por el numerario, que son los billetes y monedas en poder del público; la caja de los bancos, que son los billetes y monedas que mantiene el sistema financiero en sus bóvedas; y los depósitos que mantienen los bancos en el BCN en córdobas, por concepto de encaje legal.

“Operativamente, cuando el BCN compra dólares a los bancos debita fondos de las cuentas en dólares de los bancos, y acredita el equivalente en córdobas en las cuentas de moneda nacional de la banca. Dado que esta operación resulta en un aumento en los saldos de córdobas de los bancos en sus cuentas de encaje legal en el BCN, se observa que una operación de compra de dólares por parte del BCN deriva en una expansión de la base monetaria”, señala la información suministrada por la institución.

Los objetivos

El objetivo del BCN es la estabilidad de la moneda, es decir procurar tasas de inflación bajas y estables. Para alcanzar este objetivo el banco utiliza el tipo de cambio del córdoba respecto al dólar como un ancla nominal de precios para incidir sobre las expectativas de los agentes económicos. De esta manera, el BCN anuncia un tipo de cambio oficial diario consistente con la política de deslizamiento cambiario anual de 5 por ciento y asegura la libre convertibilidad del córdoba al dólar al tipo de cambio oficial. Lo anterior implica que el BCN compra y vende dólares a los bancos y al Gobierno según la demanda de estos para atender diversos flujos, como los derivados del comercio exterior, servicio de deuda externa y variaciones en la demanda de liquidez en córdobas.