•  |
  •  |
  • END

Los precios del petróleo cerraron en neta baja ayer en Nueva York, bajo los 65 dólares, pese a una reducción de la producción de crudo anunciada por los grandes exportadores de oro negro, afectados por temores de recesión mundial.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del “light sweet crude” negociado en Estados Unidos) para entrega en diciembre terminó en 64.15 dólares, en baja de 3.69 dólares en relación al cierre del jueves.

Los precios llegaron a caer en sesión hasta 62.65 dólares, un nuevo piso desde mayo de 2007.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) había decidido este viernes en su reunión de Viena un recorte de un millón y medio de barriles diarios en su producción, con la esperanza de detener la caída de las cotizaciones.

Pero esta decisión no convencía a los analistas, cuando la desaceleración de la economía mundial hace temer una reducción de la demanda de petróleo.

“Para poner la potencial baja de 1.5 millones de barriles en perspectiva, esto representa 200 mil barriles diarios menos que la caída del consumo en Estados Unidos. En las cuatro últimas semanas el consumo estadounidense bajó 1.7 millones de barriles diarios en relación a un año atrás, a un nivel inédito en ocho años”, calculó James Williams, de WTRG Economics.

El analista fue escéptico por otra parte en relación a las condiciones de la reducción, ligadas a una repartición proporcional entre los miembros de la OPEP en función de sus niveles de producción.