•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El aumento en las áreas de siembra y la existencia de rendimientos considerados buenos estarían generando la baja en los precios de la papa de consumo en el departamento de Estelí.

Francisco Corrales, vicepresidente de la Comisión Nacional de la Papa, dijo que este año los productores de Estelí tuvieron excelentes resultados en la cosecha del rubro, lo que ha provocado una baja en los precios.

Hubo un periodo en que a nivel local la libra se cotizaba en el comercio hasta en 4 y 5 córdobas. Eso significa que los comerciantes compraban al productor a doscientos o trescientos córdobas el quintal para ellos obtener ganancias jugosas, mucho mayores, inclusive, que las del productor, quien es el que se sacrifica junto a su familia a diario en el campo, dijo.

Según Corrales, en Estelí este año los productores sembraron entre 500 y 600 manzanas en cuatro ciclos o golpes. Ellos dijeron que esperan que el Estado aplique medidas para que haya un balance entre precio y costos de producción y que se establezcan canales seguros y justos de comercialización.

A decir del también responsable de Educación de la Unión de Productores de papa en Las Segovias, en Estelí hay rendimientos por manzana de entre 300 y 350 quintales, obviamente cuando se cultiva con todos los requerimientos.

De igual forma, señaló que hay productores que obtienen rendimientos de 400 y más quintales por manzanas, pero a nivel de validación.

Sobreoferta y contrabando

De acuerdo con estimaciones del gremio, en tiempos de cosecha habría entre 5 mil y 6 mil quintales flotando, es decir, más que el consumo, y eso es lo que hace que el precio se desplome. También ellos achacan parte de esa situación a la presunta entrada de contrabando de una fuerte cantidad del rubro, aunque evitaron brindar detalles desde dónde y cómo.

Gestionan de igual manera ante el Gobierno que se estimule la parte industrial de la papa y evitar que se importe de otros países productos derivados empacados.

A decir de Corrales, el hecho de que los productores no cuenten con infraestructura para almacenar las cosechas de papa, y luego sacarla al mercado cuando hay escasez, además de la falta de planificación en cuanto a las áreas de siembra, dificulta la situación de los productores.

Al no contar con bodegas, los pequeños productores tendrían que pagar alquiler a privados y pocos se suman a esa iniciativa, acotó, por lo que prefieren vender a intermediarios inclusive por plantíos.

En Estelí, dijo, hay de 3 a 4 personas que son productores y comerciantes a la vez del rubro y sus cosechas, estimadas en unos 3 mil 500 quintales, las transportan directamente a Managua, donde las venden ya sea a mayoristas o minoristas.

Promover el consumo

Para los productores, entre ellos Bismark Rodríguez, hace falta también promover un mayor consumo de papa entre la población, porque esta tiene un alto nivel nutritivo y contribuye a la seguridad alimentaria.

Por su parte, el delegado del Magfor para el departamento de Estelí, ingeniero José Ángel Rugama Urrutia, reconoció que en determinados periodos el Gobierno debía importar cantidades de papas para completar el consumo nacional.

A través de la organización de los productores han avanzado en cuanto a establecer determinados parámetros de planificación en las áreas de siembra, en la diversificación de variedades y uso de prácticas que dejan resultados buenos.

Reconoció que hay retos que enfrentar, como son los llamados “picos de cosechas”, y que avanzan en la implementación de proyectos para almacenaje en tiempos de cosecha, reduciendo las importaciones, y que haya una comercialización justa tanto para los que producen el rubro como para los consumidores.

Trabajan en la concertación con los gremios para la planificación en las áreas de siembra en el almacenamiento y el abastecimiento, dijo.

Consideró que los rendimientos por manzana son buenos y que no debe importarse papa para el consumo.

El tema del contrabando ya ha sido abordado con entidades como la Policía, el Ejército, la DGA y con las organizaciones de productores, aseguró.

En 2008, según estadísticas de los gremios, hubo una siembra de unas 1,800 manzanas y en 2012 el área fue de 2,200 manzanas. Las principales zonas de siembra del tubérculo son Miraflor, El Tisey-La Laguna, El Despoblado y La Almaciguera.

Unos 80 productores en esa zona cultivan el producto en cuatro ciclos ya establecidos de acuerdo con las condiciones climáticas y generan 64,000 quintales, en su mayoría para consumo nacional.