•  |
  •  |
  • EFE

La Unión Europea, UE, empezó a aplicar desde el primero de enero su nueva política de ventajas arancelarias a terceros países, que se caracterizará por centrar esas ayudas en los estados más necesitados, entre ellos Nicaragua, y excluirá a los que hayan alcanzado una renta media-alta, como Argentina, Brasil, Cuba, Uruguay o Venezuela.

El reformado “sistema generalizado de preferencias”, SGP, fue pactado entre los estados de la UE, la Comisión Europea y la Eurocámara como una “herramienta poderosa para el desarrollo económico de los países más pobres del mundo a través de un acceso preferente al mercado de 500 millones de consumidores de la UE”, explicó en un comunicado el Ejecutivo comunitario.

La Comisión decidió proponer un cambio en las reglas del SGP teniendo en cuenta la emergencia a lo largo de las dos últimas décadas de países que cada vez son más competitivos en los mercados internacionales y que eran los más beneficiados con régimen europeo, mientras que otros estados más pobres siguen quedándose atrás.

En 2012, los países que habían llegado a un nivel medio-alto de renta representaron el 32% de las preferencias concedidas por la UE.

En la jugada

El nuevo esquema reducirá de 177 a 90 los países beneficiarios, de manera que se garantice un “mayor impacto” en aquellos más necesitados para ayudarles a exportar a la UE y facilitar su integración en los mercados internacionales; una medida unilateral por parte del bloque europeo ya que busca medidas recíprocas por parte de sus socios.

Un total de 67 países seguirán obteniendo ventajas de otros acuerdos comerciales con la UE pero no del SGP, en tanto que 20 ya no tendrán ningún acceso preferente por haber alcanzado un nivel de renta alto o medio-alto durante tres años seguidos, según la clasificación que realiza el Banco Mundial.

La UE aclaró que los países que no accederán al programa volverán a recibir preferencias arancelarias si caen de categoría de renta, o si los acuerdos que hay firmados con alguno de ellos son revocados o expiran.

La UE anunció estos cambios en el SGP —en vigor desde 1971— hace más de un año a fin de que la transición fuera suave, y las empresas tuvieran tiempo para adaptar sus negocios.

Según los cálculos del bloque europeo, las nuevas medidas afectarán a importaciones de bienes por valor de 58,000 millones de euros.

Las ventas

En 2013, la Unión Europea adquirió el 10.6% del valor de las exportaciones de Nicaragua, es decir unos US$272.1 millones, según un informe preliminar del Centro de Trámites de las Exportaciones.

¿Qué es el SGP?

El sistema generalizado de preferencias, SGP, cubre tres regímenes diferentes. Uno es el SGP Estándar, que prevé reducciones de aranceles en el 66% de líneas tarifarias y representa más del 70% de todas las importaciones que se benefician del programa, y unos 40,700 millones de euros.

Otro es el SGP+, que garantiza más apoyo a países que se comprometan con la implementación de las convenciones internacionales sobre derechos humanos, laborales, de medio ambiente y buen gobierno.

El tercero es el acuerdo “Todo menos armas”, que ofrece a 49 países “menos desarrollados” un acceso libre de aranceles a todos los productos, exceptuando armas y municiones, en el 99% de las líneas tarifarias. Es el más generoso de los tres: representa el 21% de todas las preferencias y 12,400 millones de euros en importaciones.