•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con el avance del tiempo las empresas están teniendo que adaptarse a los cambios generados por la globalización de una manera vertiginosa para poder subsistir. Definitivamente esa mutación o adaptación requiere de aliado estratégico a la tecnología; el gran reto es cómo hacer para CONECTAR la tecnología con el negocio de tal forma que se puedan lograr los objetivos trazados por este.

Tradicionalmente la tecnología se ve como un ente meramente técnico donde su existencia está basada en los sistemas o plataforma que soporta para tener servicios como el correo electrónico, internet, sistemas contables, etc. Sin embargo, esta visión se ha quedado en el pasado y los nuevos modelos de negocios demandan un modelo de tecnología con un enfoque en los siguientes elementos: alineamiento estratégico con el negocio, entrega de valor al negocio, gestión de riesgos, gestión de recursos y medición del rendimiento; elementos que han servido de base para el desarrollo del Gobierno Corporativo de TI, que lo podríamos definir de la siguiente forma: “La estructura de relaciones y procesos para dirigir y controlar la empresa hacia el logro de sus objetivos, por medio de agregar valor, al tiempo que se obtiene un balance entre el riesgo y el retorno sobre las TI y sus procesos”.

Lo que en realidad se está buscando es que la tecnología le entregue un verdadero valor al negocio fungiendo como un habilitador de más y mejores servicios para los clientes, donde los tiempos de respuesta y la agilidad con la que se entreguen estos servicios dependan operativamente de la automatización tecnológica. La conexión de la tecnología con el negocio será sin duda a través de la gestión de servicios, donde las áreas de tecnología ya no solo estarán preocupadas por conocer de elementos técnicos, sino que deberán conocer del negocio, entregándole la tecnología a los dueños de los procesos; así como lo acaba de leer, los nuevos dueños de la tecnología serán los dueños de los procesos y no los tecnólogos, esto permitirá que el alineamiento de la tecnología con el negocio sea medida a través de la eficiencia con la que se entregan los servicios a los clientes.

Si tomamos en cuenta que la información es la moneda de las empresas del siglo XXI, donde la toma de decisiones, los pagos electrónicos, las compras electrónicas, los sistemas de información, la educación, la seguridad, giran alrededor de la información donde la tecnología juega un papel muy importante como custodio y proveedor de información.

El mejor aliado de la eficiencia y eficacia de las empresas de hoy es la tecnología, entendiendo la misma como un facilitador de servicio en función de los objetivos de negocio, entregando valor a los procesos y conteniendo el riesgo, donde nuestros clientes perciban que estamos dándoles más beneficios, y no es el negocio el que debe adaptarse a la tecnología, sino que la tecnología debe adaptarse y hacer eficientes los negocios.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus