•  |
  •  |
  • END

Lindau, Alemania
CNN-Expansión.com
Será hasta el año 2010 cuando veremos los primeros signos de recuperación del impacto económico derivado de la crisis financiera en Estados Unidos, considera el economista Joseph Stiglitz.

El ganador del Premio Nobel 2001 calcula que esta crisis costará al erario estadounidense un desembolso de miles de millones de dólares, y predice que la recuperación será perceptible cuando la economía mundial alcance un crecimiento de 4 por ciento.

“Predecir el comportamiento de las Bolsas es muy difícil”, asegura Stiglitz --entrevistado durante una reunión con otros catorce premios Nobel de Economía en Lindau, Alemania--, al referir que las Bolsas de Valores no son una estadística confiable en la búsqueda de la cura para el padecimiento económico global.

En una entrevista para Expansión, el ex vicepresidente del Banco Mundial y ex asesor del ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, dio sus impresiones sobre la situación económica actual:
Estados Unidos enfrenta una gran crisis, ¿se podría catalogar como recesión?

Creo que recesión es sólo un término para entender el problema. Ya van dos trimestres de crecimiento negativo de la economía y además desde noviembre (de 2007) el empleo está estancado, lo que puede interpretarse como una recesión de la economía de Estados Unidos, pero quien debe definirlo oficialmente es el National Bureau of Economic Research, y hasta ahora no ha salido a dar su punto de vista. Creo que pronto lo hará y dirá que en verdad hay una recesión, pero es innegable que la economía estadounidense está creciendo a mucho menos ritmo de su potencial.

¿Entonces sí es una recesión?
Dije que es probable. Lo que es absolutamente claro es que la economía de EU está en niveles muy bajos.

¿La culpa ha sido sólo de los bancos?
Negaron la existencia de una burbuja y motivaron a las personas para que tomaran tasas de interés variables. Los Bancos Centrales se ocuparon más bien de problemas secundarios.

¿Se puede comparar con la Gran Depresión?
Hay algunas similitudes. Se presentan algunos síntomas similares en el sector financiero, pero también hay grandes diferencias. Por ejemplo, antes no teníamos tantos bancos y desde entonces ninguno se había ido a la bancarrota; ahora tenemos bancos más grandes que el gobierno podría poner, y ya lo admitió, fuera de la jugada.  La diferencia es que ahora entendemos un poco mejor cómo prevenir una crisis de esta magnitud para que no se convierta en una depresión mayor. Así que este problema podría no extenderse de la forma en que lo hizo cuando la Gran Depresión.

¿Cuáles serían los síntomas de una recuperación?
El regreso al crecimiento económico. La cuestión será ver hasta cuándo volvemos a tener índices de 3, 3.5 ó 4%. Y eso seguramente no sucederá en 2009.

¿Cuánto tiempo tardarán las Bolsas en recuperarse?
Predecir el comportamiento de las Bolsas es muy difícil. Lo que diría es que la economía no dará signos de recuperación sino hasta 2010.

¿Esta situación podría afectar a todos los países?
Pese a todo, aún hay crecimiento en países como India y China, pero el ritmo va a ser más lento de lo que ha sido, influenciado por el mal estado de la economía más grande del mundo, que es Estados Unidos, y, si se extiende a Europa, habrá una desaceleración mundial.

¿Por qué siguen creciendo India y China?
Han crecido basados en la manufactura, el sector de servicios, la tecnología. Y creo que con eso pueden seguir haciéndolo por un largo tiempo y de manera sostenida.

Brasil por su lado basado en los altos precios de algunos bienes. A Rusia le irá muy bien en el mediano plazo con la escasez de energía, pero creo que sólo será en el mediano plazo, y ésa es la diferencia con Brasil, porque este país se está volviendo productor de energías renovables y comida, y Rusia, de gas y petróleo; y si el mundo hace algo contra el calentamiento global, el precio del gas y el petróleo bajará.

De China no sólo es remarcable que haya crecido diez por ciento, sino que también haya logrado sacar a muchas personas de la pobreza. El problema es que al mismo tiempo está creciendo un poco de inequidad, cuyo lado positivo es que el gobierno lo haya reconocido como tal y que está poniendo en marcha algunas políticas que están tratando de arreglar la pobreza.