•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La crisis financiera mundial redundará para América Latina en un menor acceso al financiamiento, disminución de inversiones y caída en las remesas, advirtió este lunes la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Los gobiernos de la región deberán enfrentar "un menor acceso al financiamiento externo, tasas de interés más elevadas, bolsas locales golpeadas por las tendencias mundiales y la reorientación de capitales hacia destinos y activos más seguros así como con menores exportaciones y envíos de remesas", indicó la CEPAL en un informe hecho público este lunes en México.

También señala que las exportaciones pueden dejar de ser un motor de crecimiento económico para buena parte de América Latina a partir de 2009 por la previsible e inminente caída de los precios de las materias primas.

"Los saldos de la balanza comercial y la cuenta corriente se deteriorarán en todas las subregiones, salvo Centroamérica y el Caribe. De modo que, en 2009, el sector externo podría dejar de ser un factor de holgura para la región", alerta la CEPAL.

Este organismo dependiente de Naciones Unidas pronostica asimismo una caída de los precios de las materias primas, los principales productos que exporta la región, en el último trimestre de 2008 y en 2009.

Con todo, se espera que el valor de los productos básicos se mantenga por encima de los niveles de 2006 y 2007, lo que "favorecerá a las economías importadoras netas de petróleo, como las de Centroamérica y el Caribe, excluida Trinidad y Tobago".

El estudio 'Panorama de la inserción internacional de América Latina y el Caribe: Tendencias 2008' era presentado este lunes por la secretaria ejecutiva de la CEPAL, la mexicana Alicia Bárcena, en Ciudad de México.

El informe destaca la buena respuesta de América Latina ante la crisis financiera global originada en Estados Unidos pero advierte que "aunque la desaceleración está concentrada en las principales economías avanzadas, Asia y otras economías emergentes también se verán afectadas".

La CEPAL prevé que la desaceleración de la economía mundial reducirá las presiones de demanda sobre los productos básicos, en particular alimentos y energía, lo que desactivará gradualmente las presiones inflacionarias surgidas a inicios de 2008.

Con todo, "el objetivo antiinflacionario no debería admitir pausas, en tanto persista como principal desafío", indicó la institución, con sede en Santiago de Chile.

El informe indica que la región de América Latina y el Caribe está resistiendo la crisis gracias a las reformas económicas que implementó en las últimas décadas, "más allá del necesario debate respecto de su efectivo aporte al crecimiento, la equidad y la competitividad", aclara.

"No es posible descartar que el impacto de esta crisis sea considerable pero, sin duda alguna, en ausencia de tales reformas habría sido aún mayor", asegura la CEPAL.

La región "debe perseverar con el timón firme" en las recetas actuales: "responsabilidad fiscal y control antiinflacionario, apertura comercial y diversificación de mercados, reducción de la deuda externa y acumulación de reservas internacionales".

Un poco más alejado de la coyuntura actual, otro capítulo del estudio reporta que durante 2007 el comercio intrarregional se ubicó en torno al 19% y que en 2008 continuó creciendo, "contrarrestando el mal momento por el que atraviesan las ventas a los Estados Unidos".

También crece la inversión en la región de empresas latinoamericanas, sobre todo de Brasil, Chile y México, hasta alcanzar un volumen del 8% de la Inversión Extranjera Directa en América Latina.

La CEPAL apunta a diversificar los socios comerciales y a entrar con más decisión en Asia siguiendo el ejemplo de algunos países para los que representa un mercado muy significativo de sus exportaciones, como Chile (36%), Cuba (29%) o Perú (24%).