•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El déficit fiscal de Guatemala se ubicó en un 2.2% en el 2013, menor al 2.4% del año anterior, y la recaudación de impuestos llegó a 46,306.1 millones de quetzales (5,906.39 millones de dólares), por debajo de la meta establecida, informó la ministra de Finanzas Públicas, María Castro.

En una rueda conjunta con el superintendente de Administración Tributaria, Carlos Muñoz, la funcionaria dijo que la recaudación de 2013 representó el 10.9% del Producto Interno Bruto, PIB.

Destacó que, a pesar de que el año pasado se registró un aumento en la recaudación de 3,486.3 millones de quetzales (444,68 millones de dólares) respecto al 2012, no se alcanzó la meta tributaria prevista de 49,107 millones de quetzales (6,263.6 millones de dólares).

Muñoz dijo en declaraciones a los periodistas que en el 2013 la recaudación fue de 46,300 millones de quetzales (5,905 millones de dólares).

La ministra Castro aseguró este miércoles que el déficit fiscal cerró el año pasado en 2.2 por ciento del PIB, menor al 2.4% que se registró en el 2012 y al 2.8% del 2011.

La funcionaria detalló que el gasto social del año pasado alcanzó el 47% y fue de 66,985 millones de quetzales (8,544 millones de dólares).

La ejecución presupuestaria cerró en 90.4%, según el informe oficial de las finanzas guatemaltecas del año pasado presentado este miércoles.

El saldo de la deuda pública (interna y externa) representó el 24.7% del PIB, levemente por arriba del 24.6% del 2012, agregó la funcionaria sin más detalles.

Muñoz, por su parte, puntualizó este miércoles que la meta de recaudación para el 2014 es de 51,500.7 millones de quetzales (6,568.9 millones de dólares).

En ese sentido, la ministra de Finanzas manifestó que el principal desafío este 2014 será continuar con el proceso de consolidación fiscal, aumentar la recaudación y garantizar la financiación del servicio de la deuda pública.

Anunció que para este año solo se tiene planificado, hasta ahora, contratar dos préstamos con el Banco Mundial, BM.

Uno de ellos, el más alto, de US$220 millones, sería para financiar el presupuesto y el otro, de US$37 millones, para infraestructura urbana, con enfoque en la prevención de violencia, precisó.