•  |
  •  |
  • END

En lo que resta del año se espera que sintamos los primeros coletazos de la crisis financiera internacional, pero será hasta en 2009 que Nicaragua sufrirá de lleno los efectos negativos en diferentes sectores de la economía nacional, como las exportaciones, las remesas y el turismo, explicó el economista Luis Eduardo Montiel, catedrático del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas, Incae.

En una conferencia brindada en dicho Instituto, el economista señaló que se trata de una crisis financiera que no se ha visto en un pasado reciente, y en cuanto al efecto, todavía no se sabe con precisión de cuánto será, dónde, qué sectores y qué magnitud tendrá.

Montiel afirmó que con algunos productos que el país vende al exterior ya se está sintiendo el efecto del debilitamiento de la economía de Estados Unidos, por lo que se prevé que afecte al sector exportador de Nicaragua en rubros como la maquila, donde el golpe será fuerte.

Productos que encabezan los montos de generación de divisas por las exportaciones como la carne, el café, el azúcar, los lácteos y hasta el turismo, están en la lista de los que serán afectados.

Coincidió con otros economistas en señalar que el flujo de remesas hacia nuestro país también se verá perjudicado, como parte de esa pérdida del dinamismo de la economía estadounidense.

Otro de los sectores golpeados será el turismo, un sector que a nivel mundial verá reducida su actividad.

Rechazó la idea de algunos de que no tendremos afectación en el turismo porque alguien que iba a viajar a Europa, ahora decidirá venir a Nicaragua.

“Obviamente que siempre va a haber turismo, pero se va a afectar el turismo a nivel mundial; la gente va a viajar menos y van a ser afectados los países de diferente forma, por el hecho de que los sectores importantes para cada país son distintos”, apuntó.

Como ejemplo de esa diferencia mencionó a Costa Rica, que no tiene remesas, sino que más bien envía, pero donde el turismo es muy importante y será en este sector donde se sentirá el impacto.

Panamá, en cambio, tiene un sector financiero más desarrollado, más complejo y el impacto en el mismo será distinto al del resto de países de Centroamérica.

Impacto por caída del petróleo
Montiel dijo que la crisis no ha terminado. “Apenas está comenzando y es una crisis que algunos dicen que va a tomar por lo menos dos o tres años”.

Algo que se deriva de esta crisis y que podría ser positivo para Nicaragua es que el precio del petróleo está cayendo en el mercado internacional, por el temor a una recesión mundial, lo que puede ser positivo para el país, pero que también puede traer otro problema.

El catedrático del Incae dijo que habría que preguntarse cómo la caída del precio del petróleo afectará la cooperación que Nicaragua está recibiendo de Venezuela.

Las regulaciones y fallas del sistema
El economista señaló que esta crisis va a dejar muchas conclusiones sobre regulaciones y que precisamente un problema que sucedió es que se crearon dos sistemas financieros a nivel mundial.

Dijo que en Estados Unidos uno de los sistemas financieros estaba muy regulado y que además la regulación era extremadamente compleja.

Recordó que en ese país existen tres reguladores, el federal y más de cincuenta a nivel estatal, además de otros reguladores y una cantidad de leyes sobre lo mismo.

“Es un sistema bastante complejo. Después tenés otro sector que no tiene regulación del todo. Al tener esta ambivalencia, lo que se hace es motivar a muchos jugadores a meterse al juego no regulado con consecuencias muy peligrosas”, expresó.

Montiel dijo que no necesariamente se requiere más regulación, sino mejor regulación.

En su análisis, el economista afirmó que la crisis financiera expuso una cantidad de fallas de ciertos agentes, entre ellas las calificadoras de riesgo, las que han tenido que hacer ajustes de hasta el 70 por ciento en el sistema hipotecario de todas las calificaciones que habían dado.

“Eso deja mucho qué pensar. El problema es que se ha vuelto tan complejo el sistema financiero a nivel mundial, que tratar de valorarlo o querer determinar los riesgos que tiene es extremadamente difícil”, indicó.

Señaló que por un lado se puede decir que fallaron las calificadoras de riesgo, pero por otro es muy difícil querer calificar muchos de los instrumentos que han estado en el mercado financiero.

La agencia Bloomberg informó que investigadores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos descubrieron mensajes electrónicos de calificadoras de riesgo como “Moody’s”, que reconocían que las calificaciones crediticias que emitían no eran las correctas.