•  |
  •  |
  • END

Londres / AFP

Los temores a una recesión económica mundial y el alza del dólar tumbaron nuevamente el precio del crudo, que cayó el lunes en Londres bajo el tope psicológico de los 60 dólares, por primera vez desde el 16 de marzo de 2007, antes de recuperarse en los 62 dólares el barril.

El precio del Brent del Mar del Norte para entrega en diciembre cayó hacia las 08H45 GMT a 59.02 dólares en el Intercontinental Exchange de Londres, alcanzando así su nivel más bajo durante una sesión desde febrero de 2007.

Al mismo tiempo, la cotización del barril de West Texas Intermediate, también para entrega en diciembre, descendió a 61.30 dólares en el New York Mercantile Exchange, su nivel más bajo desde mayo de 2007. A las 17H00 GMT, el barril de Brent se había recuperado unos tres dólares, situándose a 62.10 dólares en Londres, mientras que en Nueva York, el “light sweet crude” rondaba los 64.21 dólares.

Después de su récord de julio, cuando el barril superó los 147 dólares en Londres y en Nueva York, los precios del crudo se hundieron a menos de la mitad por el miedo a una baja de la demanda provocada por el debilitamiento económico mundial, agravado por la crisis financiera internacional y por la apreciación del dólar.

La decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de disminuir su producción en un millón y medio de barriles diarios (mbd) adoptada el viernes en una reunión de urgencia en Viena, no fue suficiente para frenar el derrumbe de los precios del oro negro.

La OPEP, que garantiza el 40% del petróleo consumido en el mundo, reducirá su producción de 28.8 mbd actuales a 27.3 mbd, desde el primero de noviembre, con el objetivo, según explicó el cartel en Viena, de frenar “el dramático colapso de los precios” del barril.

Sin embargo, los especialistas opinan que ese fuerte recorte de la producción no logrará detener, al menos a corto plazo, la caída de los precios del barril, arrastrado por los temores a una baja de la demanda, que se prevé se acentuará a lo largo de 2009, principalmente por el debilitamiento del crecimiento de China, que se traduce en un menor apetito por el crudo.

“La OPEP se reúne en Oran (Argelia) a mediados de diciembre y podría retirar otros barriles del mercado si los precios no se han estabilizado”, pronosticó John Hall, quien tiene una firma de análisis petrolero en Londres.

Además, en este contexto de incertidumbre y alicaimiento, los persistentes temores a una recesión, que intensificaron los movimientos de compra de dólares por parte de diversos fondos, provocó el lunes una caída del euro, que retrocedió en la mañana bajo los 1.24 dólares, por primera vez desde el 26 de abril de 2006.

Hacia las 17H00 GMT, el euro se intercambiaba a 1.2518 dólares, frente a los 1.2623 dólares del viernes a las 21H00 GMT.

Desde que batió el récord el pasado 15 de julio, a 1.6018 dólares, el euro ha llegado a perder el 22% de su valor, dando muestras de una fuerte volatilidad, con variaciones de varios céntimos en pocas horas.

Además, el retroceso de la libra esterlina frente al dólar continuó, al tiempo que el yen japonés se fortalece, en este contexto agitado marcado también por las tensiones en el mercado crediticio.

El club de los países ricos del G7 mostró el lunes su inquietud por ese fortalecimiento del yen y el gobierno japonés anunció un paquete de medidas anticrisis, que no tuvo ningún efecto sobre los mercados: la Bolsa de Tokio terminó con una caída de 6.36%, alcanzando su menor nivel en 26 años, y su moneda no registró ninguna alteración.