• Washington |
  • |
  • |
  • EFE

La Reserva Federal de EE.UU. (Fed, banco central) inició ayer una reunión de dos días, la primera del año y la última presidida por Ben Bernanke, con un debate entre quienes abogan por un mayor estímulo monetario y quienes proponen reducirlo.

El Comité de Mercado Abierto, que dirige la política monetaria de EE.UU., dará a conocer sus decisiones mañana (después de las 19.00 GMT) y muchos analistas creen que recortará algo más el programa de compra de activos que empezó a reducir en diciembre.

Los indicadores más recientes muestran que la economía de Estados Unidos, cuatro años y medio después de terminar una recesión, sigue creciendo a un ritmo lento, pero sostenido, por lo cual la Reserva redujo de US$85,000 millones mensuales a US$75,000 millones sus compras de bonos del Tesoro y títulos hipotecarios.

Bernanke ha conducido tanto el estímulo durante seis años como la retirada pausada y se espera que cuando Janet Yellen le suceda al frente de la Reserva Federal, a partir del 31 de enero, continuará con ese enfoque.

La mayoría de los analistas cree probable que en esta reunión la Fed baje sus compras mensuales a un total de 65,000 millones de dólares, con 35,000 millones en bonos del Tesoro y 30,000 millones de dólares en títulos hipotecarios.

Algunos expertos vaticinan que el banco central estadounidense continuará por esa senda para terminar completamente el programa a fin de año.

Las actas de la reunión de la Reserva Federal en diciembre muestran que los miembros del comité creen que los beneficios que se obtienen con la compra de bonos se erosionan con el paso del tiempo, aunque en el seno del Comité hay posiciones dispares.