•  |
  •  |
  • END

SAN SALVADOR / AFP

La XVIII Cumbre Iberoamericana, que se celebra en San Salvador, prepara una posición conjunta sobre la crisis financiera internacional, tema prioritario en la reunión que formalmente está dedicada a la Juventud y el desarrollo.

“Tenemos frente a nosotros un tema que ha sido de importancia prioritaria en la coyuntura económica internacional: la crisis financiera”, dijo la canciller salvadoreña Marisol Argueta, al inaugurar la reunión de ministros de Relaciones Exteriores este miércoles.

“Vamos a escuchar las opiniones de los ministros para presentar a consideración de nuestros mandatarios una posición responsable, conjunta, que pueda llegar esa voz iberoamericana muy claramente a las instituciones, organismos y reuniones internacionales abocados a la redefinición del sistema económico multilateral, que requiere de algunos ajustes”, declaró Argueta.

El ministro de Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, declaró que hay “consenso de los cancilleres de que la cumbre se posicione y mande un mensaje unido, claro, coherente y firme” a la comunidad internacional sobre su posición ante la crisis, “exógena” porque no ha surgido en América Latina.

Para ello, los cancilleres iberoamericanos han decidido crear un grupo de trabajo encargado de elaborar un borrador de la declaración que adoptarán los jefes de Estado y Gobierno, quienes también debatirán en una reunión privada el jueves sobre este asunto.

“Es una crisis global que necesita una respuesta global”, recordó Moratinos, quien aseguró que el gobierno español “sigue trabajando para la presencia de España” en la conferencia que se celebrará los próximos 14 y 15 de noviembre en Washington, en la que el G20 intentará buscar una solución a la crisis.


Dudas en la cumbre
Para El Salvador, ante la crisis, “es importante tomar medidas para que no haya distorsión de recursos para los programas sociales, mantener la liquidez y las líneas de crédito para las pequeñas y grandes empresas”, precisó la canciller.

Sin embargo, el vicecanciller de Venezuela, Alejandro Fleming, expresó sus dudas de que en la Cumbre Iberoamericana se pueda conseguir “una posición conjunta, porque hay visiones diferentes”. “Venezuela cree que todos los países deben ser escuchados, no sólo los grandes, porque la crisis afecta a todos”, comentó Fleming a la AFP.

El canciller argentino, Jorge Taiana, afirmó que pese a que “existen distintos matices, visiones y experiencias, hay coincidencia en la importancia de señalar que ésta no es crisis originada en nuestra región, sino en los países más desarrollados”.

A principios de esta semana, los ministros de Hacienda de los países sudamericanos se reunieron en Brasilia para tratar el tema de la crisis financiera mundial y destacaron que la forma de enfrentarla será “con más integración y ampliación de los flujos de comercio”. Los ministros sudamericanos pidieron además una nueva “arquitectura financiera” mundial.

En este sentido, Moratinos aseguró que la crisis se ve como una “oportunidad para la reforma necesaria de las instituciones financieras internacionales”, y América Latina, “debe participar en ese debate”.