•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una empresa socialmente responsable es aquella que entiende la trascendencia del respeto y la promoción de los derechos humanos.

Hoy en día los derechos humamos son una parte intrínseca de las buenas prácticas de responsabilidad social y están vinculados con todos los grupos de interés de una organización: con el gobierno organizacional, con los socios, con el personal interno y contratado, con los consumidores, con la competencia, con el cliente, con la comunidad y con la sociedad.

Los derechos fundamentales de los trabajadores son considerados como derechos humanos, de acuerdo con la Declaración de la OIT sobre los Principios y Derechos Fundamentales del Trabajo de 1998. Estos derechos son: la libertad de asociación y reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva, eliminación de toda forma de trabajo forzado, abolición del trabajo infantil y eliminación de la discriminación con respecto al empleo y la ocupación.

La Declaración establece que estos derechos son universales y que se aplican a todas las personas en todos los países, independientemente del nivel de desarrollo económico. Menciona específicamente a los grupos con necesidades especiales, como los desempleados y los trabajadores migrantes. Reconoce que el crecimiento económico por sí solo no es suficiente para asegurar la equidad y el progreso social y la erradicación de la pobreza.

Existen también otros derechos humanos de los trabajadores que están vinculados con las buenas prácticas de responsabilidad social, estos son: las condiciones de trabajo, la protección social, el derecho a una remuneración justa, el diálogo social, la salud y la seguridad en el trabajo, el derecho a respirar un ambiente sano, el desarrollo humano y la formación en el puesto de trabajo y en materia de derechos humanos, igualdad de oportunidades para todos y el derecho a la conciliación de la vida familiar y personal.

Los proveedores pueden tener un alto impacto en la responsabilidad social de la organización. Aunque la organización no sea responsable directa de posibles abusos de los derechos humanos por parte de sus proveedores, o aplicación de prácticas laborales injustas a sus trabajadores, pudiese llegar a ser cómplice de los mismos, por lo cual, la organización debería tomar todas las medidas necesarias para evitar estas situaciones y debería influir a través de sus decisiones de compras o procedimientos, para verificar el cumplimiento de los derechos humanos, convenciones internacionales y leyes nacionales en materia laboral.

Así mismo, la organización debería respetar los derechos de los proveedores a través de un trato justo y un pago oportuno.

Los consumidores y clientes de una organización en materia de derechos humanos esperan primero que se les considere como seres humanos, que tengan derecho a estar informados sobre lo que compran y consumen, que se les atienda y se les respete cuando se quejan y que se respete su privacidad.

La comunidad espera que exista un diálogo con la organización y un compromiso con sus necesidades, que no contaminen o destruyan el medio ambiente y su entorno, que se respeten las costumbres de las comunidades, que se entiendan sus carencias y se puedan aliviar, que se respete la dignidad de los miembros de la comunidad, que se les dé oportunidades de empleo y de desarrollo y que se respeten sus derechos sociales, culturales y económicos.

Como sociedad, todos esperamos que se respeten los derechos civiles y políticos, que no nos degraden desde ningún punto de vista, ni ambiental, ni económica ni socialmente, que no nos discriminen o maltraten y sobre todo que las organizaciones, al igual que nosotros como consumidores responsables, contribuyan al desarrollo humano y sostenible de nuestro planeta.

La Universidad Americana está comprometida con el respeto y la promoción de los derechos humanos y ha iniciado un programa de Maestría en Responsabilidad Social con Enfoque en Derechos Humanos en la promoción del Pacto Global de Naciones Unidas, con el apoyo de ICCO Cooperation y el Fondo Holandés para la democracia. En esta iniciativa están participando organizaciones del sector empresarial, organismos no gubernamentales de la sociedad civil y sector público, quienes a través de la maestría fortalecerán sus capacidades para el mejoramiento de sus modelos de gestión y buenas prácticas de responsabilidad social en sus organizaciones, y desarrollarán una serie de iniciativas que, a su vez, tendrán un enfoque en la promoción y el respeto a los derechos humanos para la construcción de empresas sostenibles y responsables.