•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En los últimos años el tema de la responsabilidad social empresarial, RSE, ha tomado una creciente importancia en el país, pero al mismo tiempo ha generado un fuerte debate sobre sus alcances e implicaciones, debido a la aparente dificultad de llevar a la práctica un concepto que incide de manera directa en la imagen de la empresa en la sociedad.

Mathias Dietrich, director ejecutivo de la Unión Nicaragüense de Responsabilidad Social Empresarial, Unirse, señala que ellos cuentan con indicadores para medir el impacto de sus actividades en la sociedad y en el medio ambiente.

“La responsabilidad social empresarial va más allá del cumplimiento de las leyes y las normas que deben e cumplir las empresas”, señaló Dietrich.

¿Dónde se origina la RSE y desde cuándo se pone en práctica en Nicaragua?

Los antecedentes de la RSE se remontan al siglo XIX, en el marco del cooperativismo y el asociacionismo, que buscaban conciliar eficacia empresarial con principios sociales de democracia, autoayuda, apoyo a la comunidad y justicia distributiva. Sus máximos exponentes en la actualidad son las empresas socialmente responsables… En Nicaragua se empieza a hablar del tema en los años cincuenta y sesenta en el Ingenio San Antonio, pero es desde 2002 cuando empieza a desarrollarse más el tema.

 

¿Esto implica que las empresas tienen que tomar en cuenta las necesidades de la comunidad donde operan?

La empresa existe como parte de la sociedad y eso significa que tiene que relacionarse con la misma. Tiene que tomar en cuenta las necesidades de la gente, yo siempre recuerdo la frase de un empresario suizo que decía que no pueden existir empresas exitosas en sociedades fracasadas. Los empresarios a través de la RSE quieren aportar un poco más al desarrollo socioeconómico del país.

 

¿Esta nueva manera de hacer negocios ha cambiado los esquemas tradicionales de las empresas?

Este nuevo enfoque ha hecho replantear los esquemas tradicionales de gestión empresarial, haciéndolos coincidir con el objetivo fundamental de convertir la empresa en un motor de desarrollo económico, pero de manera ética y socialmente responsable, sin priorizar el beneficio o la utilidad económica de la inversión.

 

Pero ¿qué es realmente la responsabilidad social empresarial? ¿A quiénes está referida y cuáles son sus actores? ¿Debe ser obligatoria o voluntaria?

La respuesta a todas estas interrogantes no es una tarea fácil, ya que está ligada, básicamente, a la identificación y el conocimiento de cuáles son los retos planteados para el desarrollo sostenible en cada una de las sociedades en que tienen impacto.

Es una integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores. Estas relaciones de las empresas con sus grupos de interés permiten desarrollar una cultura ética empresarial basada en valores universales como la honestidad, la transparencia, la comunicación y el diálogo.

 

¿Hasta este momento cuántas empresas están aglutinadas en Unirse?

Tenemos más de 100 empresas, entre pequeñas, medianas y grandes. Aquí tenemos empresas grandes como el Grupo Pellas y empresas pequeñas como Chiles de Nicaragua y Don Pan.

¿Es decir que ahora hay empresas pequeñas metidas en el tema de RSE?

Claro, al inicio solo había grandes porque las pequeñas empresas decían que esto era muy costoso para ellas, pero ahora se han dado cuenta de que no es así. Han entendido que la RSE es para todo tipo de empresas y ahora ya tenemos empresas pymes en Unirse, inclusive personas naturales y hasta universidades como la UAM.

 

¿Cuál es la diferencia entre filantropía y RSE?

Yo creo que todo tiene su lugar en este concepto, inclusive la filantropía. Nosotros queremos que las empresas trabajen en este concepto, para fortalecer a la empresa y hacerla un mejor miembro de la sociedad y aportando al desarrollo del país.

 

¿Quiénes apoyan a Unirse?

Desde el inicio hemos tenido proyectos en los que hemos contado con el apoyo de Inglaterra, Holanda y otros países como Dinamarca y Alemania, así como la AID, el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y la Unión Europea, UE. Ellos nos han ayudado a fortalecer el trabajo que hacemos en todo el país.

 

¿Cuánto invierten las empresas en RSE?

Alrededor de US$500 millones, aunque no es la cifra exacta porque estamos trabajando en eso, pero calculamos que podría ser más.

 

¿Ve en un futuro que las empresas adopten la cultura de la RSE?

Yo creo que ya lo están haciendo. Ahora tenemos cien miembros, parece poco en comparación con todas las empresas que existen en Nicaragua, pero estoy seguro de que la mayoría de las empresas están haciendo RSE, aunque ellos no lo llamen así.

 

¿Cómo estamos a nivel regional en este tema?

Hemos tenido el apoyo de muchas organizaciones en la región, somos cofundadores de la Red Centroamericana de RSE, que se llama Integrarse. Estamos trabajando con muchas iniciativas y somos parte de una red regional de RSE, pero creo que hemos tenido un gran éxito. En la región existen 600 empresas miembros de RSE, pero creo que somos los más avanzados en la región.

 

¿Existen en Nicaragua empresas que ya han implementado modelos exitosos de RSE?

La Fundación Pellas, por medio del Centro Empresarial Pellas y la American Nicaraguan Foundation; la fundación Zamora-Terán; la fundación Ortiz-Gurdián, etc.

 

¿Empresas que tengan modelos exitosos de RSE?

La empresa Gildan, en San Marcos y Rivas; esa es una zona franca textilera, pero tienen excelentes experiencias de trabajo en la comunidad donde operan. También existe la empresa Yasaki, antes Arnecón; es la empresa que más trabajo ofrece en el país, ellos tienen un programa de empleos para personas con discapacidad.

 

¿Con qué fondos se financia Unirse?

La cuota de la membresía; los servicios que brindamos, que tienen sus costos; talleres de capacitación; hacemos proyectos que son apoyados por la cooperación internacional y las empresas aportan algunas cosas.

 

¿Quién es?

Mathias Dietrich es de origen alemán, pero tiene más de 20 años de vivir en Nicaragua. De oficio electricista, historiador y doctor en filosofía; además, es el actual director ejecutivo de la Unión Nicaragüense de Responsabilidad Social Empresarial, Unirse.