•  |
  •  |
  • END

El gobierno de Nicaragua anunció la realización de una operación de “recompra” del 94 por ciento de la deuda externa comercial, por un monto de mil 326 millones de dólares, pagando únicamente 64 millones de dólares, lo que permitirá al país, entre otras cosas, librarse de amenazas de embargos de parte de los acreedores.

En conferencia de prensa, Antenor Rosales, Presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN y Alberto Guevara, Ministro de Hacienda, acompañados de organismos y países que apoyaron esta operación, mencionaron las ventajas que esto le dará al país en el desenvolvimiento de sus operaciones financieras internacionales.

Rosales explicó que el total de la deuda externa comercial es de mil 409.3 millones de dólares, pero se logró recomprar el 94 por ciento, correspondiente a los mil 326 millones de dólares.

El funcionario también aclaró que en el monto total de la deuda externa del país, en deuda comercial sólo tenían registrados unos 200 millones de dólares, ya que eso corresponde al principal, y por los intereses moratorios, se había elevado a más de mil millones de dólares.

Esto significa que como sólo están registrados en libros 200 millones de dólares de deuda comercial, el monto total de deuda externa se reducirá de 3 mil 456 a 3 mil 259 millones de dólares.

Aclaró que de la reducción nada irá al Presupuesto de la República, ya que era una deuda que no estaba programada pagarse el próximo año, pero que significa una disminución de la pesada carga que el país tiene en deuda externa.

Entre lo más positivo que mencionó el funcionario, está el haberse librado de posibles embargos, ya que un tercio de los recursos que lograron negociar, ya habían obtenido fallos a su favor en demandas que habían interpuesto en Estados Unidos, pero con esta propuesta aceptaron el mecanismo de pago ofrecido por Nicaragua.

El ministro de Hacienda, Alberto Guevara, dijo que la operación libera a Nicaragua de una serie de trabas que tenía en el exterior, para lograr el normal desenvolvimiento de las operaciones financieras internacionales como país.

Señaló que habían fallos en contra de Nicaragua, pero que ahora todo esto queda solucionado y no hay que ir más a tribunales del exterior, porque el país está recuperando los títulos que estaban en poder de unos 111 acreedores, la mayoría de Estados Unidos.

El haber pagado sólo 64 millones de dólares de los mil 326 millones de dólares, significa que se pagó la deuda a un valor del 4.5 por ciento.

El economista Sergio Santamaría explicó que la operación básicamente lo que hace es poner al país en una mejor situación financiera ante organismos internacionales y bancos, porque está reduciendo el monto de deuda, a pesar de que ese compromiso no se estaba pagando.

Evitan fondos “buitre”

El plan de recompra de la deuda comercial externa se llevó a cabo de manera sigilosa por aproximadamente un año, lo que, según las autoridades de gobierno, era indispensable para lograr que fuera exitoso.

El embajador de Noruega en Nicaragua, Kristen Crhistensen, uno de los que apoyó el plan, dijo que era muy importante evitar que la situación se desarrollara de manera sigilosa, para evitar los fondos de “buitre”, que significa que algunos que se dan cuenta que se quiere pagar una deuda comercial, ofrecen más recursos a los dueños de los títulos, para comprarla ellos, y luego pedir más de lo que debe al país deudor.

Agregó que también se puede entrar en varios problemas judiciales que cuestan mucho dinero, por lo cual, consideró exitoso el procedimiento de la operación.

Eva Zetemberg, embajadora de Suecia, otro país que colaboró, consideró un éxito la operación, además del beneficio que traerá al país por lograr la reducción del monto de la deuda externa, que evita invertir en más obras sociales.

Falta segunda parte

El presidente del Banco Central dijo que hay una parte de acreedores que no han participado que representa el seis por ciento de la deuda en esta operación, pero que decidieron ampliar el plazo de invitación hasta el 14 de diciembre, por lo cual, cree que otros se interesarán en participar en los próximos días.

Rosales dijo que la mayoría de esta segunda parte que se pretende recomprar pertenece principalmente al Banco Central de Nicaragua, y señaló que no quería ser pesimista cuando se le preguntó que si un nuevo remanente no podría provocar que los intereses moratorios lo eleven nuevamente de manera considerable.

Dijo que lo positivo es que el país logró la reducción de los mil 326 millones de dólares, que es lo importante.

Nicaragua aportó 3 millones de dólares en esta operación, el Banco Mundial 32.5 millones de dólares y otros países que colaboraron son: Suecia, Noruega, Finlandia, los Países Bajos, la Federación Rusa y el Reino Unido.