Máximo Rugama
  •   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un grupo de 60 mujeres laboran en actividades de la agricultura y en el cultivo de cafés especiales, pese a las afectaciones provocadas por el hongo de la roya y la antracnosis. Dentro de esa dinámica lograron vender unos cuatrocientos quintales a organismos de comercio solidario de los Estados Unidos y Canadá.

En tales transacciones, han cumplido con los requisitos fitosanitarios que tanto las naciones donde se remite el producto como los de destino han establecido.

Ellas forman parte de las 260 productoras ubicadas en Estelí y Nueva Segovia, quienes organizativamente pertenecen a la Fundación Entre Mujeres, con sede regional en “El Diamante de Las Segovias”. Dentro de un programa de capacitación, han logrado aprender técnicas para elaboración de productos orgánicos y combatir así las plagas que afectan los cultivos de café y los granos básicos.

Precios especiales

María Elena Merlo, representante de las productoras, dijo que pese a las afectaciones este año lograron vender el café en Estados Unidos, que es distribuido a través de redes especiales de comercio justo en tres estados de la unión americana y Canadá.

Debido a los daños sufridos en las plantaciones de café, la cantidad de quintales vendidos se redujo de 600 a 400.

A través de la red Just Cooffe tienen hermanamientos para que el café nicaragüense pueda venderse a precios especiales, que van de los US$130 hasta los US$150, en redes de cafetines y restaurantes.

Tienen 280 manzanas de terrenos plantadas con café. De ese total, estiman que el 40% ha sido afectado por la roya.

Certificación

Con esfuerzos propios tienen como meta reactivar 120 manzanas de sus plantaciones. Entre las que figuran siembra nueva y recepo.

Merlo señaló que ya las tierras de todas ellas están certificadas por especialistas y ubicadas como orgánicas, además de mantener control sobre las variedades que según la altura y componentes de los suelos deben de sembrar.

Por su parte Juanita Villarreina, vicecoordinadora de la Fundación Entre Mujeres, señaló que la parte de los cafetos menos dañada corresponde a las variedades catimor y catuahi, ya que las de borbón y caturra fueron pasto de la roya.

Un grupo de productoras conformaron la Fundación Entre Mujeres y han establecido convenios de colaboración mutua con ONG de Estados Unidos y otras naciones.

Esa dinámica también encierra acciones afectivas señaló Merlo, porque es con organismos donde hay mujeres que al igual han luchado por su emancipación y hombres sensibilizados sobre la temática.

La solidaridad entre las mujeres productoras de Nicaragua y de Estados Unidos, como July Baumgarther –a quien llaman cariñosamente Julia Borbón–, según afirman cada vez más se consolida, en busca de encontrar alternativas no solo para la sobrevivencia sino para desarrollarse y salir adelante económicamente.