•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A dos años de haber construido una tostaduría y sacado a la venta la marca de café El Privilegio, mujeres cooperativistas aseguran ir marchando bien, ya que han salido adelante pese a las dificultades que se les han presentado.

Así lo afirman las veintidós socias de la Cooperativa El Privilegio, de la comarca El Roblar, del municipio San Ramón, quienes señalaron que uno de los primeros obstáculos a los que se enfrentaron fue convencer a sus maridos para que las dejaran participar para desarrollarse y mejorar la economía de sus hogares. Las féminas también lograron el permiso de salubridad para operar.

Su café es de calidad

Mayra del Carmen Gámez Hernández, actual presidenta de la cooperativa y la tostaduría El Privilegio, señaló que para ellas el tener una cooperativa solo de mujeres con sus documentos legales y una tostaduría con café de calidad es un sueño hecho realidad.

“Como cooperativa nosotras solo producíamos el café y lo vendíamos a las comercializadoras, hoy en día producimos, procesamos, empacamos y vendemos nuestro café, por lo que para nosotras es un logro muy importante que hemos alcanzado, ya que tenemos mejores ganancias y hemos aprendido muchas cosas, ya que aprender el proceso del café es una escuelita para nosotras las mujeres”, aseguró la dirigente.

Doña Mayra no solo es la presidenta de la cooperativa El Privilegio, sino que, debido a esa capacidad de liderazgo, actualmente es la presidenta de la Unión de Cooperativas Agropecuarias “Augusto C. Sandino”, del municipio de San Ramón, que aglutina a veintiún cooperativas de base, que producen granos básicos, café y ganado, compuestas en su mayoría por hombres.

La dirigente aseguró que comenzaron procesando un quintal de café para irse posicionado en el mercado. Actualmente procesan ochenta quintales oro al año y su café se vende en la comunidad, en San Ramón, en gasolineras, en Matagalpa, y contemplan abrir nuevos mercados en otros lugares

 

La calidad

Doña María Eugenia Rizo, otra cooperativista, que se encarga de preparar un café al gusto del cliente, señaló que para garantizar un café de calidad, se aseguran de que no vaya sobrefermentado, cuando el grano en oro sale del beneficio, lo escogen para que vaya bien limpio, sin granos negros, ya que eso le quita el gusto; y cuidan asimismo que las tostadas vayan acorde con el gusto del cliente, aseguró.