•   Toluca, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense, Barack Obama, llegó ayer a la ciudad mexicana de Toluca (centro) para participar en una Cumbre con los líderes de México y Canadá, enfocada en profundizar una integración comercial no exenta de fricciones entre los socios.

200214 economia

Obama fue recibido por el canciller mexicano José Antonio Meade y otros representantes diplomáticos, en la pista del aeropuerto de la capital del Estado de México, situada a 70 km de la capital federal y donde solo permanecerá menos de nueve horas.

Previo a la llamada Cumbre de “Los tres amigos”, unos 800 militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el mayor de la izquierda mexicana, protestaron en Toluca contra la recién aprobada reforma energética, que abre la estatal industria petrolera al sector privado y a la que se acusa de servir a los intereses de las grandes petroleras multinacionales.

“¡Alto a la venta de México!” o “¡Traición a la patria!”, se podía leer en algunas de las pancartas en la protesta.

Más integración

Los desafíos del crimen organizado, en especial la violencia en México, robaron la atención de anteriores Cumbres de América del Norte. En esta ocasión, Peña Nieto se presenta en Toluca con un paquete de reformas elogiadas por Washington y aspira a reforzar la integración económica de la región, profundizando el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) que este año cumple dos décadas de vigencia.

Estados Unidos es el destino de alrededor del 80% de las exportaciones de México y su comercio bilateral se elevó desde los 88,200 millones de dólares de 1993 hasta los 508,000 millones en 2013. De su lado, México es el tercer socio comercial de Estados Unidos y también de Canadá (20,300 millones de dólares en comercio bilateral en 2013).

Viendo al Pacífico

Las conversaciones trilaterales se concentrarían en cómo reforzar un bloque comercial que representa un tercio del Producto Interno Bruto del mundo, con la posibilidad de llegar a un acuerdo comercial con los países asiáticos conocido como Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés).

En el proyecto de declaración conjunta también se plantea la concreción de un Plan de Transporte para América del Norte y la armonización de reglas y requerimientos para visitantes de negocios y turistas en aduanas, de acuerdo con el diario Reforma.

Fricciones

Pese a sus lazos comerciales, los socios de este tratado sostienen varias controversias que pueden surgir en las conversaciones y la conferencia de prensa conjunta, prevista para las 19H15 locales (01H15 GMT del jueves).

En una reunión previa celebrada el martes en la ciudad de México, Peña Nieto volvió a pedir a Harper que elimine la obligación impuesta en 2009 a los mexicanos de obtener una visa para visitar Canadá, que causa gran molestia en el país latinoamericano.

El gobierno canadiense, a su vez, está reclamando a Estados Unidos tomar finalmente una determinación sobre el oleoducto Keystone XL, un proyecto controvertido que llevaría petróleo desde Canadá a Texas (centro-sur de EE.UU.), y que ha provocado objeciones masivas de ambientalistas.

 

En Washington

Se espera que a su regreso a Estados Unidos, Obama defienda su proyecto de reforma migratoria --clave para la economía estadounidense, que emplea a miles de trabajadores mexicanos-- que ya consiguió la luz verde del Senado pero que se encuentra estancada y sin mayores esperanzas en la Cámara de Representantes.