•  |
  •  |
  • END

La economía nicaragüense tiende a deteriorarse más en 2009, como parte de los efectos de la crisis financiera internacional, lo que provocará que continúe la desaceleración económica de los últimos cuatro años, obteniendo un crecimiento de apenas el uno por ciento, afirmó el economista Néstor Avendaño.

En una conferencia brindada en el auditorio de la Universidad Americana, UAM, el economista aseguró que según el Fondo Monetario Internacional, FMI, la producción en Estados Unidos crecerá apenas el 0.1 por ciento.

Añadió que en Nicaragua el volumen de las exportaciones disminuirá, mientras la Zona Franca ya está afectada por el problema, registrando a la fecha la pérdida de 19 mil 800 puestos de trabajo.

En cuanto a los flujos externos, reiteró que las remesas familiares van a caer y que esto va a afectar el consumo privado, debido a que el 64 por ciento de dichos fondos provienen de EU.

Estimó que cuatro de cada diez familias reciben remesas, y el 95 por ciento de las mismas se utilizan para el consumo.

Pronosticó que la cooperación externa se mantendrá para Nicaragua, porque el país continúa considerándose como muy endeudado en términos de producción, y por consiguiente, no es sujeto de crédito en el sistema financiero internacional.

Avendaño explicó que la situación crítica puede afectar a los exportadores nicaragüenses por los obstáculos para obtener financiamiento de corto plazo en el exterior, debido a mayores restricciones que se están implementando para la entrega de crédito.

Consideró que el crédito caerá tres puntos porcentuales del Producto Interno Bruto, PIB, porque se endurecen las condiciones con nuevas normas prudenciales que estableció la Superintendencia de Bancos.

El economista afirmó que habrá una ampliación del déficit fiscal, sin considerar el incremento de la recaudación con una posible reforma tributaria, la que se basará, según las autoridades de gobierno, en una eliminación de exoneraciones y exenciones.


Inflación será menor
En cuanto a la política monetaria, Avendaño dijo que seguirá siendo más de lo mismo; deslizamiento del cinco por ciento anual, aumento de 80 millones de dólares en las Reservas Netas Ajustadas y una contracción del crédito.

Estimó que la tasa de inflación para 2009 será del trece por ciento, tomando en cuenta un precio promedio anual del barril de petróleo de 95 dólares.

Avendaño también hizo una corrección a su estimación de la inflación para el año 2008, la cual ahora proyecta que cerrará en 21 por ciento, con un precio promedio anual del barril de petróleo cercano a los 105 dólares.