•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El jefe del gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, se mostró satisfecho este martes de haber reactivado la economía, revisando al alza su crecimiento para 2014 que será de un 1% y de un 1.5% en 2015, aunque admitió que el desempleo impide el “triunfalismo”.

“Puedo anticipar que el crecimiento previsto del producto interior bruto en términos reales se revisará al alza. La previsión es que alcancemos un crecimiento del 1% para el año 2014, y del 1.5% en el año 2015”, frente al 0.7% actualmente previsto para este año, declaró en la apertura del debate sobre el Estado de la Nación.

Para Rajoy, España “era un lastre para Europa, y hoy se la percibe como parte del motor”.

“Hemos cruzado el Cabo de Hornos”, añadió, citando la mejora de los indicadores económicos, entre ellos. “Un récord histórico en materia de exportaciones y de turismo”.

Los intereses exigidos a su deuda, que habían alcanzado en 2012 cifras récord y habían llevado a España al borde del rescate económico, volvieron a niveles bajos, continuó.

“La posibilidad del rescate, el abandono del euro, la desconfianza, son palabras que ya no tiene sentido ni siquiera mencionarlas”, afirmó.

El empleo

Esta mejora debería también traducirse en 2014 en una “creación neta de empleo”. “A un ritmo todavía moderado en este año, sí, pero que se acentuará de forma más intensa en 2015”, aseguró.

No obstante, reconoció que “no cabe el menor triunfalismo ni caer en la autocomplacencia” con una tasa de desempleo de más del 26%, que afecta a uno de cada dos jóvenes.

Para reactivar el empleo, el jefe del gobierno anunció una reducción de las cotizaciones con una tasa plana de 100 euros al mes durante los dos primeros años para nuevos contratos de al menos tres años.

“Esto supone, por ejemplo, para un sueldo bruto al año de 20,000 euros y que el importe de su cotización a la seguridad social es de 5,700 euros, cada nuevo empleo creado, la empresa pasará a ingresar solamente 1,200 euros, es decir, en este caso concreto estaríamos hablando de una rebaja en las cotizaciones sociales de un 75%”, explicó.

 

Desequilibrios

En materia fiscal, anunció una de las medidas contenidas en una próxima reforma que aligerará la carga fiscal para 12 millones de contribuyentes: la supresión a partir de 2015 del impuesto sobre la renta para aquellos que ganen menos de 12,000 euros anuales.

La oposición socialista denunció un “discurso irresponsable, claramente alejado de la realidad”, en el que la palabra “desigualdad” estuvo completamente ausente.