•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Empresarios del sector turístico de la Isla de Ometepe, en conjunto con un grupo de mujeres dedicadas al reciclaje, afiliadas a una cooperativa, y otros actores de la zona, han recolectado 38,500 kilogramos de residuos sólidos desde el 2013, según especialistas.

La recolección de materiales plásticos y de vidrio, además de preservar el medio ambiente, ha contribuido a la educación de los estudiantes de doce centros en los municipios de Altagracia y Moyogalpa, ubicados en la isla.

Los centros educativos fueron dotados con doce mesas construidas con botellas plásticas como material de relleno y 188 recipientes para separación de residuos orgánicos e inorgánicos.

El valor del plástico

El trabajo, que beneficia a los habitantes de los dos municipios, es iniciativa del empresario turístico Álvaro Molina, propietario de la Hacienda Mérida, quien emprendió la labor junto con otras empresas de la industria en la búsqueda de una alternativa que ayudara a disminuir los desechos sólidos en la isla.

A Ometepe llegan anualmente en promedio unos 50,000 turistas y con la reactivación de la pista de aterrizaje, ubicada en el municipio de Altagracia, la afluencia crecerá hasta en un 10%, calculán empresarios del lugar.

El plástico es un producto que genera ingresos a Nicaragua. Entre enero y febrero el país ha percibido US$953,816 por la venta de desechos y desperdicios plásticos.

La iniciativa ha generado valor económico, social y ambiental. Las diez mujeres que integran la cooperativa obtienen ingresos por la venta de residuos de reciclaje.

La iniciativa del empresario turístico Álvaro Molina fue acogida por Compañía Cervecera de Nicaragua, la cual recientemente entregó 1,500 paquetes escolares a igual cantidad de niños y niñas en los dos municipios de la Isla de Ometepe a cambio de que la comunidad recolecte los residuos sólidos.