•  |
  •  |
  • END

Las dificultades económicas de Estados Unidos y Europa, con una recesión en marcha, hizo que los precios del petróleo cayeran nuevamente este lunes, perdiendo cerca de cuatro dólares el barril en Nueva York, y casi cinco en Londres, manteniendo además deprimidos los contratos de futuro de la gasolina, lo que es un alivio para los consumidores.

De acuerdo a los informes las ofertas de contratos de futuro de gasolina cayeron casi 9% al conocer los últimos reportes de economistas que sugieren que Estados Unidos está en recesión.

El galón de gasolina regular disminuyó el lunes a un promedio nacional de 2.41 dólares, lo que representa un retroceso de más de 30% con respecto al mes pasado, según el club automovilístico AAA, el Servicio de Información sobre el Precio del Petróleo y Wright Express.

Según los analistas el pesimismo se mantiene respecto de la evolución de la demanda mundial por la desaceleración de la economía, lo que ha llevado a que en el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de crudo ligero para entrega en diciembre terminara en 63.91 dólares, en baja de 3.90 dólares en relación al viernes.

Entre tanto en Londres, el barril de Brent del mar del Norte con el mismo vencimiento bajó 4.84 dólares, cerrando en 60.48 dólares.

El barril de petróleo perdió un tercio de su valor solamente en octubre, un hecho inédito; los precios continuaron bajo presión en un mercado dominado por los temores sobre una limitación de la demanda de crudo, tendencia que de acuerdo a Antoine Halff, de Newedge Group, está “relativamente bien implantada en el mercado”.

En Estados Unidos, primer consumidor mundial de crudo, la actividad industrial cayó en octubre a su nivel más bajo en 26 años, según el índice de directores de compras ISM; en tanto que el Departamento de Energía estadounidense confirmó el descenso del consumo de productos petroleros en ese país.

Baja demanda de derivados del crudo
La demanda de derivados del petróleo bajó 7.8% en las cuatro últimas semanas en relación al mismo período del año anterior, y en ese sentido los stocks de productos destilados volvieron a aumentar globalmente en Estados Unidos. Sin embargo, está muy próxima la temporada invernal en el hemisferio norte, sinónimo de incremento de la demanda de combustible para calefacción.

Por otro lado, Jeff Rubin, economista de CIBC World Markets, dijo el lunes que cuatro de las últimas cinco recesiones mundiales fueron precedidas por una conmoción petrolera, y en esta ocasión no es diferente, señaló.

Rubin agregó que el precio de tres dígitos en el petróleo inició la recesión, y que el nivel de 60 dólares por barril podría ser lo que la termine. Analistas de la industria petrolera habían creído que las economías crecientes de India y China absorberían cualquier caída de la demanda si las naciones occidentales entraban en recesión.

Ese punto de vista se ha debilitado en meses recientes conforme la crisis económica en Estados Unidos se extendió a todo el mundo