•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, envió a la Asamblea un proyecto para centralizar la administración y protección de los bosques, arrasados de manera “descomunal” en los últimos veinte años, informó ayer una fuente oficial.

El Ejecutivo busca poder controlar las solicitudes de explotación forestal, supervisar a las empresas madereras y promover “el uso racional y sostenible de los bosques”, según el proyecto integrado a una ley que Ortega mandó en febrero al congreso con el propósito de modernizar “el ordenamiento jurídico del país” de acuerdo con las nuevas realidades.

Según la reforma, la “Presidencia asumirá la administración forestal en todo el territorio nacional”.

Se estima que Nicaragua pierde entre 70,000 y 80,000 hectáreas de bosques al año debido a la explotación irracional y la tala ilegal, a pesar de los planes de reforestación hechos por el Gobierno, según la información de la organización no gubernamental Fondo Nacional de Reciclaje, Fonare, con base en datos oficiales.

“En los últimos veinte años se ha perdido el 80% de bosque, hay un deterioro descomunal”, coincidió el geólogo William Martínez, en una reciente entrevista con la AFP.

Nicaragua posee 56,000 kilómetros cuadrados de bosques, que equivalen al 43% de su territorio, la mayoría en la región del Caribe y el departamento de Río San Juan (sur), según datos oficiales.

Indígenas denuncian

Líderes indígenas del Caribe norte del país denunciaron que la empresa Alba Forestal, de capital nicaragüense-venezolano, y “mafias madereras” están explotando y comercializando estos recursos, reveló el vicepresidente de la Comisión de Medioambiente de la Asamblea Nacional, el diputado opositor Boanerges Matus, al diario La Prensa.

Existe “un silencio sospechoso en torno a Alba Forestal y de los recursos que está explotando”, porque nadie sabe “para dónde se va la madera”, dijo Matus, al referirse a las denuncias de los indígenas.

En el proyecto, Ortega también propone asumir la competencia del Instituto de Protección y Seguridad Sanitaria del Ministerio Agropecuario, que supervisa la situación de las plagas y la calidad fitosanitaria.